Emprender tras los 40: cómo encontrar la motivación que te hará imparable

Emprender después de los 40, si se hace con cabeza (te remito al post que publiqué aquí no hace mucho Emprender después de los 40: ¿acierto o locura?, para que consigas lanzarte minimizando los riesgos), tiene una serie de alicientes que probablemente a otra edad no tengan el mismo sentido y que constituyen la esencia de la motivación interna con la que, cuando conectes, te aseguro que te va a dar igual lo que pase a tu alrededor porque serás imparable.

Pero antes de entrar en detalle, a la hora de hablar de motivación en las personas, es muy importante que distingas entre motivación externa y motivación interna, porque si bien las dos son importantes, es en la segunda precisamente donde radica la clave para que tu energía esté siempre al más alto nivel.

Motivación externa

Es la que, como su propio nombre indica, tiene que ver con factores externos. Por ejemplo, en el caso que nos ocupa, el que te hayan echado del trabajo y te veas en una edad que creas que la única salida sea emprender. Es algo que no nace de ti, sino que es fruto de una consecuencia como digo externa que se escapa a tu control pero que te fuerza a virar en otra dirección.

Motivación interna

Es aquella que, igualmente como su propio nombre indica, es la que nace de tu interior, de tu esencia como ser humano, de tus anhelos, de tus inquietudes, en definitiva, de tus sueños incumplidos y que ahora de alguna manera quieres hacer realidad, aunque a lo mejor al principio estés más perdido que una cabra en un garaje y no sepas muy bien por dónde tirar.

Esta segunda motivación es la que te hará realmente imparable. Sabrás que has conectado con ella cuando sientas que hay una fuerza que tira de ti y que te atrae en vez de esa otra fuerza que te empuja y a la que haces caso a veces a regañadientes.

Sí, el artículo de hoy lo arranco de una manera un tanto no sé si filosófica o hasta espiritual, pero es que considero importante que entiendas esto porque es lo que al final determinará no sólo tu capacidad de avanzar contra viento y marea, sino también tu capacidad de enfocarte y dejar de postergar lo que realmente tienes que hacer por miedo o inseguridad, por una sencilla razón: cuando tienes una motivación interna para hacer lo que haces, lo que nos da miedo se atenúa y se ve más como una “tos pasajera” que hay que pasar que como un obstáculo insalvable.

Pero, ¿dónde y cómo encontrar esa motivación interna que no deje de impulsarte? Te confieso que me ha llevado un tiempo entender lo que voy a compartir contigo, pero ya por fin tengo claro cuáles han sido las 3 fuentes de las que he bebido a lo largo de toda mi andadura y que me han llevado no sólo a encontrar esa motivación interna, sino a construir en torno a ellas mi propio negocio. Espero que te sirvan;-).

1. Ayudar a los demás

Una de las razones por las que alguna personas decidimos emprender después de los 40 es sencillamente porque el trabajo que habíamos desempeñado hasta ahora ha dejado de tener sentido, o incluso posiblemente nunca lo tuvo. Entramos en la rueda que nos marcó la sociedad y la educación que recibimos y nadie nos preguntó ni qué queríamos hacer ni por qué. Además no todo el mundo tiene clara su vocación desde su más tierna infancia.

Es la crisis de los 40, está claro, en la que ya has vivido media vida, observas adónde has llegado y dices: “¿qué puñetas hago aquí?”. Y muchas cosas dejan de tener sentido para ti…incluso puede que todo esto vaya acompañado de un divorcio, pero no voy a levantar ampollas con ese tema;-).

A lo que voy es a que es fácil que te des cuenta que lo que has venido haciendo hasta ahora ha estado basado en la seguridad económica únicamente, o en amasar fortuna, sin importarte mucho lo que hacías. Pero ahora te das cuenta de que eso por sí solo no te acaba de llenar y sientes hasta un cierto vacío, por qué no.

Y es entonces cuando te das cuenta que lo que más te satisface y te enriquece es ayudar a los demás. Por lo tanto, a la hora de buscar una idea de negocio, pensar en algo que ayude a los demás de verdad es fundamental. Por supuesto que sea algo en lo que tú puedes aportar con una solución a un problema que los demás tienen y que además de pagarte por ello te van a dar incluso un achuchón o hasta un abrazo con pierna;-).

Bromas aparte, se van a sentir realmente agradecidos. Y eso es algo que motiva a cualquiera. Por lo tanto, busca por ahí, porque el reconocimiento sincero a lo que haces es una de las cosas más satisfactorias que puedes llegar a sentir.

2.  Dejar tu legado

Emprender en la segunda mitad de la vida puede ser la oportunidad de dejar un legado a tus hijos si los tienes y/o a muchas otras personas a las que tu experiencia y aprendizaje pueden darles la luz suficiente como para avanzar en su propio camino.

A mis clientes les digo muchas veces que ya es hora de que brillen y que tienen incluso el deber moral de dejar a los demás todo lo bueno que llevan dentro. Tener algo que aportar a los demás, al mundo y guardárselo no tiene ningún sentido. Y 40 años o más dan para mucho aprendizaje y emprender puede ser algo así como la olla en la que acabes de condimentar y cocer el guiso que muchos puedan degustar y apreciar.

Es algo que te revierte quieras o no quieras y que te retroalimenta porque ese legado crece con el paso del tiempo porque sigues y sigues aprendiendo y perfeccionando lo que ya sabes, incorporando mayor experiencia y aportando cada vez más y más.

Yo no tengo hijos, pero si los tienes, imagínate el ejemplo que puedes darles. Serás un referente, una prueba con patas de que ellos también pueden luchar por aquello que quieren y además sin esperar a cumplir los 40. Ponte en su lugar, estarán orgullosos de ti. Sin darte cuenta les estarás enseñando a ser valientes, a atreverse a cualquier cosa.

3.  Tu desarrollo personal

Y relacionado con todo lo anterior, ésta es la fuente de la que personalmente bebo todos los días y donde mayor motivación interna he encontrado: mi propio crecimiento como persona.

Con cada paso hacia adelante que das en tu proyecto, dejas atrás un miedo, desarrollas más una habilidad, te atreves a hacer algo que hace años te parecería impensable, eres más libre, tienes mayor capacidad de elección, de decidir lo que quieres y lo que no, de luchar por aquello que merece la pena…¿sigo?.

El aliciente para seguir adelante es enorme porque poco a poco te das cuenta de que te vas convirtiendo en la persona que realmente eres porque te vas despojando de todo aquello que te ha ido atenazando durante años. Es un reto continuo.

Siempre he dicho que emprender es uno de los procesos más bestiales de crecimiento personal que he experimentado. Hay cosas que duelen en el camino porque te desprendes de aquello que estaba tan adherido a ti que es como si te arrancaras a veces un brazo, pero te das cuenta que rápidamente ese brazo crece de nuevo y en muchas mejores condiciones.

Sentirse capaz de hacer y obtener cada vez más que te aporte a ti y a los demás es alimento suficiente como para seguir en la brecha sin que te tiemble el pulso, créeme.

Si llegas a ese punto ya no habrá nada que te pare.

Te he contado las 3 fuentes principales en las que bajo mi punto de vista es más fácil encontrar la motivación interna, pero por encima de todas ellas hay una mucho más fuerte: la fe que tengas en ti mismo y en que lo vas a conseguir.

Si te ha gustado este artículo, aprovecho para invitarte a entrar en mi web y que accedas a mi seminario “Los 13 errores que no debes cometer y cómo evitarlos para emprender con éxito después de los 40” , basado totalmente en mi experiencia, con el que te ayudo a ganar tiempo y ahorrar dinero en toda tu aventura emprendedora.

Además una vez accedas a él entrarás a formar parte de mi comunidad y recibirás todas las semanas en tu buzón material práctico en forma de artículos y videos con los que te ayudaré a que te conviertas en un auténtico líder de tu proyecto emprendedor y seas capaz de llevar las riendas de tu negocio con éxito.

Esta entrada fue publicada en Emprender y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 Comentarios en Emprender tras los 40: cómo encontrar la motivación que te hará imparable

  1. Mercedes dijo:

    Totalmente de acuerdo con tu artículo Azucena, y muy bien explicado.
    En mi caso, yo ya tenía una clara actitud emprendedora, pero con la comodidad de tener un trabajo y un sueldo fijo, nunca te decides, por lo que lo que tenía que ser tu trabajo pasa a ser tu hobby.
    El destino y la crisis, hicieron que me despidiesen, y por el contrario que a otras muchas personas, para mí fue una liberación. Ahora tenía tiempo, ahora podía hacer lo que yo quisiera, estudiar lo que yo quisiera, en definitiva, ser feliz.
    Me puse a estudiar, me reinventé, me formé, comencé mi andadura como emprendedora, estaba claro que mi vocación me venía de dentro.
    Ahora, dos años después, sigo alegrándome de que me despidieran. Soy feliz levantándome cada mañana para hacer lo que quiero, mi hobby. Es duro, no voy a engañar a nadie y hay veces que no puedes más y quisieras tirarlo todo por la borda, pero tu cuerpo, tu mente y todo tu yo te dicen que no, que eso no puedes hacerlo, porque es lo que quieres.
    Un día leí, una pregunta que todos los emprendedores nos deberíamos hacer, y es la siguiente: «¿Estoy dispuesto a gastar un poco de mi tiempo todos los días como muchas personas no lo harían, para poder pasar la mayor parte de mi vida como muchas personas nunca podrán?» Mi respuesta fue sí en su día y sigue siendo un rotundo sí.
    Animo a cualquier persona que tenga un sueño, que vaya a por ello, merece la pena y más cuando ese sueño te hace feliz.
    Muchas gracias por el post Azucena, has hecho que recuerde porqué sigo por este camino.
    Un saludo y que tengas un feliz miércoles

    @mesenesn @sandaliasbm

  2. Mil gracias por tu aportación, Mercedes. En efecto, no es sencillo y por eso hay que tener claro el por qué de lo que uno hace. Me alegro de que mi artículo te haya ayudado a recordar por qué sigues en la brecha;-).
    Un fuerte abrazo