Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

La contabilidad del autónomo y la pyme

¿Qué son las amortizaciones? ¿Cómo funcionan?

La amortización contable es uno de los conceptos fundamentales para la administración de tu negocio, con un impacto directo en su rentabilidad y en el pago del IRPF en el caso de los autónomos y del Impuesto de Sociedades en el caso de las pymes.

En este artículo te damos las nociones necesarias para entender el concepto de amortización y ponerlo en práctica con los bienes de inversión conforme a las tablas de amortización aprobadas por Hacienda.

Además de conocer qué es la amortización libre y cómo se convierte en deducible una amortización.

Artículo actualizado el 2/10/2019 y escrito por Infoautónomos

¿Qué son las amortizaciones? ¿Cómo funcionan?

Si lo prefieres puedes escuchar este artículo sobre qué son las amortizaciones, las tablas de Hacienda por las que se rigen y las amortizaciones como gasto deducible pinchando aquí:

¿Qué es una amortización?

Uno de los cálculos que debes realizar al final de los ejercicios económicos de tu empresa o actividad profesional es la amortización de los activos. Y es que hay adquisiciones de bienes destinadas al desarrollo de tu actividad que suponen un gran desembolso monetario (maquinaria, un coche, un ordenador, etc.) y que, inevitablemente, sufrirán una depreciación y perderán parte de su valor con el paso del tiempo.

Esta depreciación es lo que entendemos, tanto en contabilidad como en fiscalidad, como amortización.

Un concepto al que debes prestar suma atención puesto que tiene un impacto directo en la administración de tu negocio y su rentabilidad, tanto en el IRPF del autónomo como en el Impuesto de Sociedades en el caso de las empresas.

Porque cuando adquieres un activo no se refleja un único coste en la contabilidad, sino que éste se va repercutiendo a lo largo del tiempo mientras el activo siga manteniendo su utilidad aunque vaya perdiendo valor por su propio deterioro.

Es decir, si compras un tractor, por ejemplo, das por hecho que tendrá una vida útil de unos 10 años, por lo que su coste será distribuido a lo largo del tiempo en el que se utilizará para generar ingresos. Por tanto, irás “repartiendo” su gasto en la cuenta de resultados de los 10 años siguiente a su compra. Para esto existe el concepto de amortización.

¿Qué activos son amortizables? ¿Y en qué cantidades?

Podrás amortizar cualquier bien que forme parte del inmovilizado material (por ejemplo, una fotocopiadora), el inmovilizado intangible (por ejemplo, una concesión administrativa o la licencia de un taxi) y las edificaciones que sean de tu propiedad y estén afectas a tu negocio (excluyendo la adquisición de solares y terrenos). Y se considera “inmovilizado” cualquier activo que va a contribuir al desarrollo de tu actividad durante un periodo superior a un año y no está destinado a la venta.

Un activo empieza a amortizarse desde su puesta en funcionamiento para producir ingresos hasta que la suma de cantidades amortizadas cada año (y, en su caso los deterioros, si por cualquier circunstancia, se produce una depreciación anormal del bien) alcanza el valor de adquisición.

¿Y cómo puedes saber en qué cantidad puedes aplicar una amortización?

Pues existen varios métodos para el cálculo, siendo las tablas de amortización el de uso más extendido.

Básicamente son cuadros informativos en los que podrás comprobar el porcentaje del valor de la adquisición que puedes amortizar por año y en cuántos años puedes hacerlo, no pudiendo superar los límites establecidos. Por lo que tendrás que atender a tres columnas:

  • Una donde localizar el “tipo de activo” amortizable.

  • Otra con el porcentaje máximo aplicable al precio de la adquisición.

  • Y una última con los años máximos en los que podrás llevar a cabo la amortización.

Deberás elegir un porcentaje de amortización que tenga en cuenta estos dos límites: o el coeficiente de amortización máximo que aparece en la columna de la izquierda o el período total de años en los que podrás realizar la amortización.

Las amortizaciones como gasto deducible

Debes saber que también tienes la posibilidad de incluir entre tus “gastos deducibles” las amortizaciones que lleves a cabo. Y es que, según el Plan General Contable, es posible deducir las cantidades que hayan sido declaradas en concepto de amortización cuando correspondan a la depreciación efectiva que sufran los distintos elementos por funcionamiento, uso, disfrute u obsolescencia.

No obstante, la Agencia Tributaria, por otro lado, considera que la depreciación efectiva debe ajustarse a unas normas específicas en cada caso, dependiendo de la tipología de contribuyente que seas: sociedades y persona en estimación directa normal, estimación objetiva y estimación directa simplificada.

En esencia, para que la amortización de tu inmovilizado sea deducible deberá ajustarse a las tablas de amortización que te facilitamos a continuación.

Tablas de amortización

Estas son las diferentes tablas a las que tienes que atender diferenciando tu forma jurídica y el régimen de tributación bajo el que te encuadres:

1. Tabla de amortización en Estimación Directa Simplificada

GrupoElementos patrimonialesCoeficiente lineal máximo (%)Período Máximo (Años)
1 Edificios y otras construcciones 3 68
2 Instalaciones, mobiliario, enseres y resto del inmovilizado material 10 20
3 Maquinaria 12 18
4 Elementos de Transporte 16 14
5 Equipos para tratamiento de la información y sistemas y programas informáticos 26 10
6 Útiles y herramientas 30 8
7 Ganado vacuno, porcino, ovino y caprino 16 14
8 Ganado equino y frutales no cítricos 8 25
9 Frutales cítricos y viñedos 4 50
10 Olivar 2 100

2. Tabla de amortización en Estimación Objetiva o "Módulos"

GrupoElementos patrimonialesCoeficiente lineal máximo (%)Período Máximo (Años)
1 Edificios y otras construcciones 5 40
2 Útiles, herramientas, equipos para el tratamiento de la información y sistemas y programas informáticos 40 5
3 Batea 10 12
4 Barco 10 25
5 Elementos de Transporte y resto de inmovilizado material 25 8
6 Inmovilizado intangible 15 10
7 Ganado vacuno, porcino, ovino y caprino 22 8
8 Ganado equino y frutales no cítricos 10 17
9 Frutales cítricos y viñedos 5 45
10 Olivar 3 80

3. Tabla de amortización lineal para Sociedades y autónomos que tributéis en Estimación Directa Normal

Tipo de elemento o inversión% lineal máximoPeríodo de años máximo
Obra civil    

Obra civil general.

2% 100

Pavimentos.

6% 34

Infraestructuras y obras mineras.

7% 30

Centrales

   

Centrales hidráulicas.

2% 100

Centrales nucleares.

3% 60

Centrales de carbón.

4% 50

Centrales renovables.

7% 30

Otras centrales.

5% 40

Edificios

   

Edificios industriales.

3% 68

Terrenos dedicados exclusivamente a escombreras.

4% 50

Almacenes y depósitos (gaseosos, líquidos y sólidos).

7% 30

Edificios comerciales, administrativos, de servicios y viviendas.

2% 100

Instalaciones

   

Subestaciones. Redes de transporte y distribución de energía.

5% 40

Cables.

7% 30

Resto instalaciones.

10% 20

Maquinaria.

12% 18

Equipos médicos y asimilados.

15% 14

Elementos de transporte

   

Locomotoras, vagones y equipos de tracción.

8% 25

Buques, aeronaves.

10% 20

Elementos de transporte interno

10% 20

Elementos de transporte externo

16% 14

Autocamiones.

20% 10

Mobiliario y enseres

   

Mobiliario.

10% 20

Lencería.

25% 8

Cristalería.

50% 4

Útiles y herramientas.

25% 8

Moldes, matrices y modelos.

33% 6

Otros enseres.

15% 14

Equipos electrónicos e informáticos. Sistemas y programas

   

Equipos electrónicos.

20% 10

Equipos para procesos de información.

25% 8

Sistemas y programas informáticos.

33% 6

Producciones cinematográficas, fonográficas, videos y series audiovisuales.

33% 6

Otros elementos.

10% 20

¿Y se puede amortizar libremente algún activo?

La respuesta es sí.

Las entidades de reducida dimensión disponen de este incentivo fiscal así como de otras alternativas como puede ser la de duplicar la amortización anual sin tener que estar sujetas a ningún tipo de requisito.

No obstante, se permite determinar de forma libre, al margen de las tablas expuestas, un ritmo propio de depreciación de los activos fijos e inversiones inmobiliarias. Lo que te permite ajustar la amortización a las necesidades y la realidad del estado de tu negocio.

Pero en este caso, las entidades de reducida dimensión sí que estarán sujetas al cumplimiento de determinados requisitos, sin que suponga para ellas más gasto a la larga, sino que solamente distribuirán el gasto de la amortización de un modo alternativo al “oficial”. Es decir, que puedes darte todo el gasto en un mismo ejercicio pero ya no tendrás derecho a deducirte ese gasto fiscalmente hablando en ejercicios posteriores.

Una alternativa de la que solo podrán hacer uso aquellas entidades de reducida dimensión que hayan incrementado su plantilla en los 24 meses anteriores al inicio del período impositivo en que los activos comiencen a funcionar.

Además, con dos límites añadidos a esta condición:

  • Mantener esos mismos puestos de trabajo, mínimo, 24 meses. De hecho, de no ser así, habría que devolver el exceso de deducción añadiéndole los intereses de demora correspondientes.

  • Se podrán amortizar libremente 120.000 euros por cada puesto de trabajo nuevo.

Otros activos de amortización libre

Según establece la propia Agencia Tributaria, además, podrán amortizarse libremente, cumplan o no los requisitos anteriormente expuestos y sin tener por qué ser una entidad de reducida dimensión:

  1. Los elementos del inmovilizado material, intangible e inversiones inmobiliarias de las sociedades anónimas laborales y de las sociedades limitadas laborales afectos a la realización de sus actividades, adquiridos durante los cinco primeros años a partir de la fecha de su calificación como tales.

  2. Los elementos del inmovilizado material e intangible, excluidos los edificios, afectos a las actividades de investigación y desarrollo.

  3. Los edificios podrán amortizarse de forma lineal durante un período de 10 años, en la parte que se hallen afectos a las actividades de investigación y desarrollo.

  4. Los gastos de investigación y desarrollo activados como inmovilizado intangible, excluidas las amortizaciones de los elementos que disfruten de libertad de amortización.

  5. Los elementos del inmovilizado material o intangible de las entidades que tengan la calificación de explotaciones asociativas prioritarias de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 19/1995, de 4 de julio, de modernización de las explotaciones agrarias, adquiridos durante los cinco primeros años a partir de la fecha de su reconocimiento como explotación prioritaria.

  6. Los elementos del inmovilizado material nuevos, cuyo valor unitario no exceda de 300 euros, hasta el límite de 25.000 euros referido al período impositivo. Si el período impositivo tuviera una duración inferior a un año, el límite señalado será el resultado de multiplicar 25.000 euros por la proporción existente entre la duración del período impositivo respecto del año.

Nuestro consejo: no te compliques y deja que un profesional, como los especialistas de Infoautónomos, haga por ti todo el papeleo concerniente a tus amortizaciones y gastos deducibles. Pídenos presupuesto sin compromiso pinchando aquí.

comments powered by Disqus
2