Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Fiscalidad e impuestos de los Autónomos

El Impuesto sobre Sociedades, IS, 2020

Te explicamos las características y el funcionamiento del Impuesto sobre Sociedades, o IS, en 2020.

En este amplio artículo vamos a explicar qué es, quiénes están obligados (y quiénes exentos) al impuesto, cómo tiene que ser presentado, es decir, las declaraciones anuales y de los pagos fraccionados (modelos 200 y 202, 220 y 222) a las que se está obligado como sujeto pasivo. Y hablaremos de los tipos impositivos a tener en cuenta, te explicaremos cómo se realiza el cálculo de la base imponible y la cuota, y cuáles son las obligaciones contables.

Esta es la información que puedes consultar en este artículo:

  1. Qué es el Impuesto sobre Sociedades.
  2. Obligados y exentos del Impuesto de sociedades.
  3. Cómo se calcula la base imponible del Impuesto sobre Sociedades.
  4. Tipos impositivos del Impuesto de Sociedades en 2020.
  5. Declaraciones a presentar del Impuesto sobre Sociedades.
  6. Libros contables de los obligados al Impuesto sobre Sociedades.

Artículo actualizado el 12/2/2020 y escrito por Infoautónomos

El Impuesto sobre Sociedades, IS, 2020

Si lo prefieres puedes esuchar este artículo del Impuesto sobre sociedades 2020 pinchando aquí:

Qué es el Impuesto sobre Sociedades

El Impuesto sobre Sociedades es un tributo personal y directo que grava la obtención de renta por parte de las sociedades y demás entidades jurídicas que residan en territorio español que aplica sociedades civiles con objeto mercantil, asociaciones, fundaciones, en contraposición al IRPF que grava las obtenidas por personas físicas.

El IS se estructura en torno a un pilar central: la contabilidad y la determinación del resultado contable de la sociedad, que constituyen los puntos de partida para la determinación de la base imponible y de la cuantía a pagar anualmente.

Es un impuesto muy importante a tener en cuenta por parte de todos aquellos autónomos que hayan creado una sociedad, generalmente sociedades limitadas y sociedades anónimas.

Su tramitación no resulta sencilla, sobre todo por la obligación de llevar una contabilidad mercantil. Si necesitas ayuda, te pueden interesar los servicios de nuestra Asesoría para Pymes desde 79,99 euros/mes. Pincha aquí para informarte.

Obligados y exentos del Impuesto de sociedades

Por tanto, son contribuyentes del IS las personas jurídicas (excepto las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil) y determinadas entidades, aunque no tengan personalidad jurídica. Y, debes tener en cuenta que, en la Comunidad Foral de Navarra y en los Territorios Históricos de la Comunidad Autónoma del País Vasco se aplica el IS según el régimen de Convenio Económico y de Concierto Económico, respectivamente. 

Entidades con personalidad jurídica propia obligadas

Entre las entidades con personalidad jurídica propia están las sociedades mercantiles (anónimas, de responsabilidad limitada, colectivas, laborales, etc.). Las sociedades civiles con objeto mercantil desde el 1 de enero de 2016. Sociedades estatales, autonómicas, provinciales y locales, sociedades cooperativas, sociedades unipersonales y las agrarias de transformación. También están obligadas al Impuesto las asociaciones, fundaciones e instituciones, tanto públicas como privadas y los entes públicos y las agrupaciones de interés económico (AIE).

Entidades sin personalidad jurídica propia obligadas

Y entre las entidades sin personalidad jurídica propia también están sujetas al IS las uniones temporales de empresas (UTE), los fondos de: pensiones, inversión, capital-riesgo, regulación del mercado hipotecario, titulización, de garantía de inversiones y de activos bancarios. Y las comunidades de titulares de montes vecinales en mano común.

No están obligados a tributar por el IS

No son contribuyentes del IS y tampoco tributan en el IRPF, determinados entes sin personalidad jurídica (herencias yacentes, comunidades de bienes, etc.) ni las sociedades civiles sin personalidad jurídica y aquellas que la tengan, pero no tengan objeto mercantil.

Las rentas obtenidas por las entidades en el régimen de atribución de rentas se atribuyen a los socios, herederos, comuneros o partícipes, aunque la obtención de rentas la realicen materialmente la propia entidad, que además es contribuyente por el IAE y por el IVA.

Exentos del Impuesto de sociedades

Una vez que tenemos claro los obligados, hay que aclarar que hay excepciones a la obligación de declarar.

De un lado, gozan de exención total y no tienen obligación de declarar determinados entes del sector público (Estado, CCAA, Entidades Locales y sus organismos autónomos, entidades gestoras de la Seguridad Social, Banco de España, etc.).

Por lo que estas entidades no tienen que presentar las declaraciones de liquidación del impuesto, cumplir los requisitos contables y registrales, ni darse de alta en el índice de entidades, entre otras.

De otro, gozan de exención parcial las entidades e instituciones sin ánimo de lucro, benéficas o de utilidad pública, organizaciones no gubernamentales, colegios profesionales, asociaciones empresariales, cámaras oficiales, sindicatos, partidos políticos, etc. Lo que les obliga a declarar las rentas obtenidas.

Cómo se calcula la base imponible del Impuesto sobre Sociedades

La base imponible es el importe de la renta neta obtenida durante el periodo impositivo, deduciéndole las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores. Para obtener la renta, habrá que encontrar la diferencia entre los ingresos obtenidos y los gastos practicados en el ejercicio y practicarle, en caso de ser necesario, correcciones o ajustes extracontables, debido a las diferencias existentes entre los criterios de cálculo del resultado contable y los de cálculo de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades, definidos por Hacienda.

Esas diferencias pueden serlo de calificación, de valoración o de imputación, positivas o negativas, temporarias o permanentes. Las diferencias temporarias revierten en ejercicios posteriores, a diferencia de las permanentes que únicamente van a influir en ese ejercicio; por tanto, no requieren de ningún crédito o débito con la Administración Tributaria para su reversión en ejercicios posteriores.

Pongamos el ejemplo de una sociedad mercantil que registró en el ejercicio X en su cuenta de pérdidas y ganancias un gasto contable por el pago de una multa o sanción administrativa por importe de 3.000 euros. Ese gasto contable, atendiendo a la normativa actual del impuesto (Ley 27/2014, de 27 de noviembre del Impuesto sobre Sociedades), no es un gasto deducible fiscalmente, por ello, hemos de corregir ese resultado contable, para eliminar ese gasto a la hora de presentar la declaración del impuesto.

Nos encontraremos ante una diferencia de calificación entre la normativa fiscal y la contable, que será permanente y positiva de 3.000 euros, es decir, fiscalmente tendremos que aumentar nuestro resultado contable antes de impuestos en 3.000 euros realizando un ajuste extracontable positivo.

De esta manera se obtendrá la renta del ejercicio o base imponible previa, que podrá compensarse con las bases imponibles negativas que se tengan pendientes de ejercicios anteriores, y llegaremos a obtener la base imponible del ejercicio, que multiplicada por el tipo impositivo nos llevará a obtener la cuota íntegra.

A esta cuota íntegra, deduciremos las bonificaciones y deducciones a las que podamos optar en el período y obtendremos, con ello, la cuota líquida positiva. Finalmente, aplicando las retenciones y pagos a cuenta soportados por nuestra sociedad en el período, obtendremos la cuota diferencial, que será el pago que haremos a Hacienda, minorando nuestra tesorería. 

¿Qué se entiende por periodo impositivo?

El periodo impositivo sobre el que hacer el cálculo, corresponde al ejercicio económico de la sociedad y no puede exceder de 12 meses. La fecha de cierre se determina en los estatutos de la sociedad (por lo que no siempre tienen por qué coincidir año natural y periodo impositivo) o, en su defecto, se entiende que finaliza el día 31 de diciembre de cada año.

También se dará por finalizado este periodo impositivo cuando se extinga la sociedad, si se traslada la residencia de la entidad al extranjero o en caso de transformar la forma jurídica en la que esté configurada la sociedad quedando, desde ese momento, exenta del IS.

Tipos impositivos del Impuesto de Sociedades en 2020

Para encontrar la cuota íntegra hay que aplicar el tipo de gravamen (porcentaje) que corresponda, según el tipo de entidad, a la Base Imponible. Podemos diferenciar varios tipos impositivos:

  • Tipo de gravamen general del 25% para:

Cooperativas de crédito, Cajas rurales, Mutuas de seguros generales, Mutualidades de previsión social, Sociedades de garantía recíproca, Sociedades de reafianzamiento de SGR, Entidades parcialmente exentas, Partidos políticos, Comunidades titulares de montes vecinales en mano común.

  • Tipos de gravamen especiales, destacan:
  1. Entidades de reducida dimensión: 25%.
  2. Microempresas: 25%.
  3. Entidades de nueva creación (excepto las que deban tributar a un tipo inferior), que realicen actividades económicas, en el primer período impositivo en que la BI resulte positiva y en el siguiente: 15%.
  4. Cooperativas fiscalmente protegidas: 20% (los resultados extra-cooperativos irán al tipo general).
  5. Entidades sin fines lucrativos que apliquen el régimen fiscal previsto en la Ley 49/2002: 10%.
  6. Sociedades y Fondos de Inversión y Fondos de activos bancarios: 1%.

El nuevo Gobierno tiene previsto reducir el tipo del 25 al 23%a aquellas entidades con un volumen de facturación inferior al millón de euros,pero es una medida que a día de hoy todavía no está vigente.

Declaraciones a presentar del Impuesto sobre Sociedades

Si estás obligado a tributar por el Impuesto sobre Sociedades, estás obligado, además, a cumplir con determinadas formalidades en forma de declaración.

Modelos fraccionados del impuesto sobre Sociedades: Modelos 202 y 222

El Modelo 202 es el del pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades. Deberás presentar este modelo si tuviste un resultado positivo en tu última declaración del Modelo 200. Se presenta en los meses de abril, octubre y diciembre.

Estos pagos suponen un anticipo o pago a cuenta del importe a pagar en la próxima declaración del Modelo 200. El tipo a aplicar en los pagos fraccionados -salvo que se opte por su cálculo por la modalidad de cálculo por base, en cuyo caso el tipo sería del 17%- es el 18% de la cantidad que se pagó en el Modelo 200. En cualquier caso, existen tipos de gravamen superiores, para empresas que tengan una facturación superior a diez millones de euros (24%).

Puedes acceder a un amplio artículo sobre el Modelo 202 pinchando aquí.

También es obligatorio el pago fraccionado mediante el Modelo 222 para el régimen de tributación de los grupos de sociedades. Y es obligatorio, aunque no deba efectuarse ingreso alguno.

Modelos anuales del impuesto sobre Sociedades: Modelos 200 y 220

Con el Modelo 200 presentarás la declaración anual del Impuesto sobre Sociedades. Debes cumplimentarlo entre los días 1 y 25 de julio de cada año, en el caso de empresas cuyo ejercicio económico coincida con el año natural. Y estarás obligado a presentarlo incluso cuando no se haya desarrollado actividad durante el ejercicio o no se hayan obtenido rentas sujetas al impuesto.

El Modelo 220 es la declaración del IS para grupos de sociedades. Obligatorio para las sociedades dominantes de los grupos, incluidos los de cooperativas, que tributen en régimen de consolidación fiscal. El grupo presentará el Modelo 220 y además, todas las empresas que lo integran presentarán la correspondiente declaración individual en el Modelo 200. 

La presentación de todos estos modelos debe realizarse obligatoriamente por internet con el certificado electrónico.

Libros contables de los obligados al Impuesto sobre Sociedades

Las sociedades y entidades obligadas al Impuesto sobre Sociedades también lo están a la llevanza de unos libros contables conforme al Código de Comercio. Entre ellos:

  1. El libro diario para anotar cronológicamente el importe de todas las operaciones realizadas en el desarrollo de la actividad empresarial. También puede realizarse anotación conjunta de los totales de las operaciones por períodos no superiores al mes, su detalle se registra en libros o registros concordantes. 
  2. El libro de inventarios y cuenta anuales que se abrirá con el balance inicial de la empresa y recogerá, de manera periódica (mínimo trimestral) los balances de comprobación posteriores. En él han de asentarse anualmente el inventario de cierre del ejercicio (tercer estado contable) y las cuentas anuales (último estado contable).
  3. Libros societarios entre los que se incluyen los libros de actas, acciones nominativas en las sociedades anónimas y comanditarias por acciones, y el libro registro de socios en las sociedades de responsabilidad limitada. 

Estos libros contables deben conservarse al menos durante 6 años desde su último asiento. Y, en caso de disolución de la sociedad, el deber de conservación de los mismos recaerá sobre los liquidadores.

En Infoautónomos somos especialistas también en empresas así que, si quieres que uno de nuestros asesores te acompañe en el día a día de la gestión de tu negocio, no dudes en pedirnos presupuesto sin compromiso.

¿QUIERES REDUCIR TU GASTO FISCAL CON INFOAUTÓNOMOS?
Desde 79,99 €/MES, descubre con Infoautónomos una nueva manera de gestionar tu pyme

Descubre nuestro servicio de asesoría para pymes

comments powered by Disqus
2
Juna de Andalucía
Fondos FEDER
Andalucía se mueve

Se ha recibido un incentivo de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA, de la Junta de Andalucía, por un importe de 25.892,92 €, cofinanciado en un 80% por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER para la realización del proyecto 401N1700034 / DIGITALIZACION INTEGRAL DE LOS PROCESOS DE LA EMPRESA con objetivo de "Garantizar un mejor uso de las tecnología de la información".