Autónomos que nunca se ponen enfermos

Entre enero y octubre de 2015, 355.572 asalariados pidieron la baja laboral. Sin embargo, en ese mismo período, solo 10.362 autónomos la solicitaron y, en todos casos, por accidentes de gravedad. Con estos datos del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) parece que los trabajadores por cuenta propia estemos hechos de otra pasta. ¿Será verdad eso de que los autónomos enfermamos menos?

Lo cierto es que no somos superhéroes. Aunque todos los autónomos al corriente de los pagos de la Seguridad Social tenemos derecho a la baja laboral por incapacidad temporal, el subsidio no comienza hasta el cuarto día. Para poder cobrar desde el principio y una prestación mayor es imprescindible cotizar por accidente de trabajo y enfermedad profesional. Sin embargo, esto es de carácter voluntario, excepto para los autónomos económicamente dependientes (TRADE) y para los que tienen un elevado riesgo de siniestralidad.

Hoy en día, el número de personas que deciden cotizar por estas contingencias es realmente bajo. A finales de octubre del pasado año, se alcanzó el mínimo desde que existe este subsidio con tan solo 600.646 autónomos, tal y como indica la organización UPTA. Se calcula que durante los 10 primeros meses de 2015, los trabajadores con derecho a la prestación económica se redujeron un 3,8% respecto a diciembre de 2014.

¿Por qué son tan pocos los que deciden cotizar voluntariamente?

Existen numerosas razones para explicar este fenómeno. Para empezar, hay muy poca información sobre este tema. Muchos autónomos ni siquiera saben que es necesario cotizar por estas contingencias para poder beneficiarnos de la prestación por incapacidad temporal desde el principio. Además, la mayoría de los trabajadores por cuenta propia trabajan en soledad y una baja supone la paralización temporal del negocio. Esto implica que solo se solicite en casos extremos, cuando hay una imposibilidad total de desarrollar la actividad, al contrario que ocurre con los trabajadores asalariados.

Más allá del desconocimiento, hay que tener en cuenta que disponer de este derecho supone unos gastos extra cada mes. A la ya alta cuota mensual a la Seguridad Social habría que añadirle un porcentaje de aproximadamente el 2% sobre la base de cotización elegida. Una razón de peso para que muchos trabajadores por cuenta propia, con dificultades para salir adelante económicamente, opten por librarse de este coste.

Otro de los problemas es que la cuantía económica que se recibe en caso de sufrir incapacidad temporal acaba siendo en la mayoría de los casos muy baja. Esto se explica porque el importe a percibir va ligado a la base de cotización que tengamos como autónomos y no a nuestra facturación. Como lo más habitual es elegir la base mínima para que la cuota mensual no suba demasiado, el subsidio será también reducido.

En general, la prestación de la baja de los autónomos oscila entre el 60% y el 75% de la base de cotización, dependiendo del tipo de enfermedad o accidente que hayamos padecido y de los días de incapacidad. Pero, en cualquier caso, durante todo el período de baja es obligatorio seguir cotizando en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). De ahí, que la cuantía final que se percibe, eliminando estos gastos, quede tan solo entre 268 y 402 euros para la base mínima.

¿Merece la pena?

Aunque a veces se nos olvide, los autónomos también somos humanos y tenemos las mismas posibilidades de padecer enfermedades o accidentes que cualquiera. Si eso ocurre y paralizamos la actividad, nuestros ingresos también se frenarán. Pero, a pesar de ello, tendremos que seguir haciendo frente a gastos como el de la cuota mensual a la Seguridad Social o el alquiler.

En este sentido, es cierto que la prestación por la incapacidad temporal se queda corta, pero hay que tener en cuenta que se trata de una ayuda y no de sueldo. Si no hemos cotizado por ella, el pago será menor y lo recibiremos más tarde, pero los gastos serán los mismos y el dinero deberá salir de nuestro bolsillo. Por eso es tan importante ser conscientes de que el riesgo existe y garantizar nuestro futuro a través de estas contingencias o contratando un seguro privado específico.

Esta entrada fue publicada en Economía, Fiscalidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 Comentarios en Autónomos que nunca se ponen enfermos

  1. Víctor dijo:

    No compensa. Si la base de cotización está en unos 880€, la baja por accidente (75%) la pagan a unos 22€ diarios. Si tengo que pagar una cuota 17 euros más alta cada mes (2% de 880), para que en el caso de baja me paguen los 3 primeros días (66€ en total), no compensa de ninguna manera.

    Si luego le sumamos que es casi imposible que te paguen el paro debido a los requisitos que ponen, mi conclusión es que esto es otra estafa más. A los autónomos, con lo importantes que somos en la sociedad de este país, nos tratan como esclavos. Y todavía piensa la gente que solo con hacernos autónomos ya somos millonarios…

  2. Franck Ehlert dijo:

    Muy bien explicado Víctor. La prestación por desempleo es casi imposible de conseguir y los tres primeros días de baja son de risa si contabilizas los meses que pagas y las poquísimas de veces que nos damos de baja?

  3. Mar dijo:

    Hola, yo creo que los autónomos enfermamos menos porque no tenemos simplemente un trabajo, sino que trabajamos con mucha ilusión ya que es un proyecto nuestro con el que vibramos y somoa felices, así que mantenemos a los virus a raya 🙂
    Saludos
    Mar

  4. LIA dijo:

    HOLA,ME HAN OPERADO DEL MENISCO. TENGO UNA CAFETERIA. UNA SEMANA TENGO QUE CERRAR Y OTRA SEMANA TENGO QUE CONTRATAR UNA CHICA PARA QUE TRABAJE POR MI. ESO ME SUPONE MAS GASTOS. NO SE COMO VOY AFRONTAR LOS GASTOS DE ESTE MES. DEBERIAN MIRAR UN POCO A LOS AUTONOMOS. NOSOTROS TAMBIEN SOMOS HUMANOS.
    UN SALUDO.
    LIA

  5. Gestron dijo:

    Buenas,
    En este caso, yo creo que más que ser superhéroes, se trata de la inseguridad que se genera sobre el colectivo autónomo la causa de este bajo índice de bajas. ¡Claro que se enferma! Pero, ¿cómo vas a poder permitirte hacerlo oficial y retirarte de tu actividad laboral cuando la mayoría de las veces supone la pérdida total de rentabilidad, y no sólo eso, sino que se incurre en costes y tu negocio te cuesta el dinero en lugar de darte beneficio?
    Esto sumado a lo que mencionaba Víctor en el comentario anterior, las prestaciones y ayudas de risa que no salen a cuenta a pesar de incurrir un gasto extra cada mes, completan la incógnita de la ecuación.
    Lo triste es que esto ocurra en un país y un momento concreto en el que, más que nunca, la actividad económica necesita del emprendedor para ponerse en marcha.

    Un saludo.