Tipos de sociedades
Tipos de sociedades
Qué es una pyme: características y tiposTipos de sociedades: comparativa de formas jurídicas¿Cómo crear una Sociedad Limitada?Sociedad Limitada: características y ventajasComunidad de Bienes, la asociación entre autónomosSociedad Civil: características y ventajasPasos para crear una empresa desde ceroGastos deducibles en el Impuesto de SociedadesGuía definitiva para pasar de autónomo a SLPresentación de las cuentas anuales de una pymeEl autónomo societario: Guía esencialDar de baja una sociedad paso a pasoObligaciones de una Sociedad Limitada (SL)Tipo reducido del impuesto de sociedades para emprendedoresModelo 202: pago Fraccionado del Impuesto sobre sociedadesLa Sociedad Limitada de Formación SucesivaEmprendedor de responsabilidad limitadaDue diligence: qué es la diligencia debida y para qué sirveQué es el Modelo 232 y cómo se presenta paso a paso¿Qué es una Sociedad Limitada Nueva Empresa?Entidades Sin Personalidad Jurídica (ESPJ)Entidades de reducida dimensión y sus beneficios fiscalesPacto de socios: Qué es y cómo se haceQué es la razón socialEl concurso de acreedoresLos libros obligatorios de una sociedad mercantilCómo constituir una asociación en siete pasosCómo gestionar la empresa familiarProtocolo de empresa familiarLa responsabilidad del administrador de una SLObligaciones de las sociedades inactivasResponsabilidad del socio por las deudas de la sociedad

Reparto de dividendos: requisitos y tipos

Resumen > Te explicamos qué es el reparto de dividendos, cómo hacerlo en tu sociedad y los requisitos necesarios para ello, así como los aspectos legales que hay que tener presentes durante toda esta operación.
Reparto de dividendos

Actualizado el 26 de junio de 2023

6 minutos de lectura

Por Infoautónomos

En este artículo vamos a analizar a fondo:

  1. ¿Qué son los dividendos?
  2. ¿Cómo se realiza el reparto de dividendos?
  3. Requisitos del reparto de dividendos
  4. Tipos de reparto de dividendos
  5. Aspectos legales del reparto de dividendos
  6. Ejemplo de reparto de dividendos
  7. Cómo tributan en Hacienda los dividendos

1. ¿Qué son los dividendos?

Los dividendos son la parte de los beneficios de una empresa con forma societaria que se reparten, generalmente de forma anual, entre sus accionistas.

Es decir, se trata de la contrapartida o retorno económico que obtienen los dueños de las acciones como recompensa por haber hecho una inversión en la sociedad o compañía.

Puede haber dividendos tanto en las grandes sociedades anónimas que cotizan en bolsa como en pequeñas sociedades limitadas con uno o pocos accionistas, que normalmente serán autónomos societarios.

Desde un punto de vista contable, los dividendos son una parte de los beneficios que se reserva como un pasivo de la empresa para su distribución a los accionistas.

La cantidad que se reparte se propone a través del órgano directivo de la sociedad (Consejo de Administración o Administrador) y debe ser en último término aprobada por la Junta de accionistas de la compañía.

Muy importante, debes tener claro que poseer acciones de una sociedad no implica automáticamente recibir dividendos.

Obviamente, en primer lugar, la empresa deberá haber acumulado beneficios suficientes conforme a los requisitos legales que ahora veremos.

Y después será una decisión que deberá ser planteada por la dirección de la empresa y refrendada por la Junta de accionistas.

Y a veces existen otras prioridades, como la reinversión del beneficio en el crecimiento o expansión de la empresa.

Gestoría online para pymes

2. ¿Cómo se realiza el reparto de dividendos?

Para el reparto de dividendos en Sociedades Limitadas y Sociedades Anónimas, lo primero que hay que tener en cuenta son las fechas clave.

Estas fechas dependen, exclusivamente, de cada empresa en particular, debiendo diferenciar entre:

  • Fecha de la aprobación del dividendo, que es la de la Junta anual de accionistas. En la mayoría de sociedades en España se celebra en junio.

  • Fecha del pago o de los pagos: generalmente se hace una vez al año, pero en ocasiones se pagan anticipos como dividendos a cuenta o se reparte el importe en varios momentos a lo largo del año para ajustarse a la capacidad de tesorería de la empresa.

Una vez concretadas las fechas, el pago de dividendos se establece formalmente al cerrar las cuentas anuales.

En ese momento, el Consejo de Administración o los administradores de la sociedad proponen el reparto de dividendos que la Junta General de Accionistas tiene que aprobar.

Si la sociedad se encuentra con pérdidas o está en un momento de expansión, es probable que decida usar los rendimientos generados para su propio beneficio y no para repartirlos entre sus accionistas.

En el caso de que se apruebe el pago de dividendos, hay que dividir el dinero que se ha decidido destinar a los accionistas entre el número de acciones que existen. Así, se obtiene el precio de cada acción.

Si estás buscando un ejemplo de cómo se realiza el reparto de dividendos, puedes consultarlo en el apartado 6 de este artículo web.

3. Requisitos del reparto de dividendos

Antes de establecer un reparto de dividendos, las empresas tienen que cumplir con una serie de requisitos en función del tipo que sean.

Por ejemplo, al finalizar un ejercicio, se podrán repartir dividendos siempre y cuando el resultado sea positivo.

Para poder llevarlo a cabo la empresa debe:

  • Tener cubierta su reserva legal.

  • Compensar previamente las pérdidas de los ejercicios anteriores.

  • No estar en desequilibrio patrimonial.

  • El patrimonio neto no debe ser inferior al capital social antes o después del reparto.

  • Destinar al menos el 5 % del importe del resultado para cubrir el fondo de comercio. Este requisito solo se da si éste figura en el balance de la compañía.

Si existen gastos de I+D, el importe de las reservas disponibles ha de ser, como mínimo, igual al de los gastos que tenga la empresa en este concepto.

Si se reparten dividendos con cargo a reservas, algo que puede ocurrir en sociedades con años de trayectoria positiva, hay que cumplir los mismos requisitos que en el caso anterior, pero, en este caso, los dividendos se deberán repartir con cargo a las reservas disponibles de la empresa.

Y sucede lo mismo con el cargo a cuenta del resultado del ejercicio futuro. Aquí también es necesario cumplir con los requisitos anteriores, sin embargo, además, los administradores y socios de la empresa tienen que:

  • Redactar un informe contable en el que se establezca la evolución y liquidez de la compañía.

  • Al cerrar ejercicio, el resultado tiene que ser superior al dividendo repartido o acordado. Además, hay que descontar los servicios legales antes del reparto.

4. Tipos de reparto de dividendos

Existen varias opciones en el reparto de dividendos en función de cómo los clasifiquemos.

Te indicamos los más comunes:

  • Dividendos ordinarios: se reparten periódicamente y provienen de los beneficios obtenidos por la empresa durante un periodo de tiempo concreto, generalmente un año.

  • Dividendos extraordinarios: no están relacionados con los beneficios. Se reparten por algún motivo fuera del funcionamiento ordinario de la empresa, como puede ser la venta de inmuebles o de una parte de la compañía.

  • Dividendo a cuenta: Se trata de una parte del beneficio obtenido que la empresa acuerda entregar antes de que termine el ejercicio financiero. La cantidad de dinero que se reparte la decide la dirección, pero luego deberá integrarse en la propuesta anual de dividendos y contar con la aprobación de la junta de accionistas.

  • Dividendos en acciones: tienen las mismas características que los anteriores, pero el reparto se hace en acciones, no en efectivo.

  • Dividendos flexibles: son aquellos en los que es el accionista el que decide cómo quiere recibir el dividendo. Puede ser en efectivo a un precio fijo establecido por la cotización de la acción los días previos, quedarse con acciones nuevas o vender los derechos al precio de cotización en el momento de la venta.

  • Dividendos complementarios: se reparten tras la presentación de los resultados del ejercicio financiero. Se trata de un complemento pagado a cuenta establecido según los beneficios de la compañía.

5. Aspectos legales del reparto de dividendos

Una sociedad puede generar beneficios y no tener liquidez para hacer el reparto de dividendos porque siempre hay que respetar el capital social y las reservas obligatorias de la empresa.

Las empresas pueden repartir dividendos cuando sus beneficios anuales o las reservas acumuladas superan la cifra del capital social más las reservas legales (o aquellas especificadas en sus estatutos).

Este límite legal se establece para evitar que se devuelvan aportaciones a los socios antes de haber hecho el pago a los acreedores.

Tampoco puede hacerse un reparto de dividendos si no están totalmente amortizados los gastos de establecimiento, los de I+D o hay reservas disponibles de cuantía que, al menos, sean iguales al importe de los gastos sin amortizar.

6. Ejemplo de reparto de dividendos

Para entender mejor cómo se establece el reparto de dividendos entre los accionistas vamos a ver un ejemplo:

Una Sociedad Limitada con 5 socios y un capital social de 300.000 euros divididos en 3.000 participaciones sociales de 100 euros obtiene un beneficio de 200.000 euros en el ejercicio y decide repartir 1500.000 euros, dejando 50.000 para reservas voluntarias.

Así, para saber cuánto corresponderá a cada acción, lo que hay que hacer es dividir los 150.000 euros entre el número de acciones (3.000).

150.000 euros / 3.000 acciones = 50 euros/acción

El resultado, llamado dividendo por acción, será de 50 euros por cada una. En ese caso, si cada accionista posee el 20 %, es decir, 600 acciones, obtendrá unos dividendos de 30.000 euros.

Retenciones de IRPF sobre dividendos

La retención a cuenta del IRPF que establece la Agencia Tributaria por los pagos por dividendos es el 19 %.

Así, en el ejemplo que acabamos de ver, cada accionista recibirá un dividendo bruto de 30.000 euros, que tras la retención del 19% supondrá un ingreso en cuenta de 23.300 euros.

7. Cómo tributan en Hacienda los dividendos

Los dividendos tributan como rendimiento de capital mobiliario y se suman a la base imponible del ahorro.

La escala aplicable recogida en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2023 (artículo 63, apartado 3) es la siguiente:

  • Rendimientos inferiores a 6.000 euros: 19 %.

  • Rendimientos entre 6.000 y 50.000 euros: 21 %.

  • Rendimientos entre 50.000 y 200.000 euros: 23 %.

  • Rendimientos entre 200.000 y 300.000 euros: 27 %.

  • Rendimientos superiores a 300.000 euros: 28 %.

Servicios de gestoría online para pymes

Infoautónomos

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

La ventana a la actualidad
para emprendedores, autónomos y pymes

Únete a nuestros más de 300.000 suscriptores que ya están al día de todas las novedades y ofertas gracias a nuestra Newsletter

TE LLAMAMOS GRATIS

Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.