Blog
Genera ilusión para hacer crecer tu negocio, no seas iluso
Hazte con un “logo” bueno, bonito y baratoCómo romper la resistencia a comprar de tus clientesAutónomos en paro: ¿chollo para la Administración?10 novedades para autónomos y pymes 2019 en una infografía¿Puede el autónomo acceder a la formación bonificada?El reto de ser emprendedor extranjero en EspañaCambios en el IVA del ecommerceLas 8 situaciones que nos ‘acaloran’ como autónomosSafe Harbor y LOPD: ¿Cómo seguir trabajando con Mailchimp y Dropbox?Emprender en 2018: puntos clave del alta en autónomosStorytelling: Como escribir tu contenido con tu propia vozLa crisis del Coronavirus empaña el Día Mundial del EmprendimientoCómo evitar sorpresas con la Seguridad Social si te das de baja laboral como autónomoMi nivel de digitalización: nuevas oportunidades para autónomos y pymesCurso de aptitud profesional para transportistasEl paro marca el futuro de las bonificaciones a la contrataciónLos autónomos ya pueden consultar cada mes su cuota de forma telemática¿Se amplía este viernes el permiso de paternidad de los autónomos?Emprender, ¿por necesidad o por oportunidad?¿Se puede capitalizar el paro para el traspaso de un negocio?Las mejores ciudades para emprender con talento5 videoconsejos para autónomos que simplifican los trámites de la Seguridad Social8 aspectos que debes conocer antes de emprender¿Deudas con Hacienda? Con los Modelos 770 y 771 puedes solucionarloUsar el pago único para comprar un coche a particularLa importancia de la formación en la gestión de autónomos y pymes

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Genera ilusión para hacer crecer tu negocio, no seas iluso

Actualizado el 12 de noviembre de 2021

3 minutos de lectura

Por

Si tenemos intención de ser responsables de alguna actividad, sea económica, política o familiar el primer paso es conocernos de una manera profunda, descubriendo lo que queremos hacer y no es fácil, ya que supone una dosis de humildad importante y una gran capacidad analítica.

Hemos de conocer nuestras fuerzas, nuestras virtudes y debilidades, nuestra capacidad de resilencia y resistencia, ser conscientes de que no podemos con todo y de que nuestros límites son mayores de lo que estamos dispuestos a creer.

No saber escuchar, amedrentar a quienes no piensan como uno desea e ignorar los límites de la propia capacidad son factores que contribuyen al fracaso, y hay que ser consciente de que si olvidamos quienes somos, de lo que somos capaces y cuándo y cómo necesitamos la colaboración de otros estaremos destruyendo la posibilidad de un interesante futuro.

Hay 2 fuerzas que se alían para conseguir lo deseado: la superación del esfuerzo, la constancia para alcanzar el fin de nuestra actividad y la satisfacción que produce para uno mismo y los demás el resultado de un trabajo bien hecho.

En la actualidad la cultura del esfuerzo ha ido decayendo y el sentido de la responsabilidad y constancia han perdido protagonismo, incrementando la debilidad personal, en vez de crear un ambiente propicio para el trabajo y la exigencia que no permita vivir esclavos de objetivos, pero sí que llenen nuestras vidas de contenido positivo, plácido que nos compense el esfuerzo.

Un proyecto claro, atractivo e ilusionante es capaz de mover montañas, de atraer a todo el público de tu idea.  Si quieres soñar, debes hacerlo de manera integral: no pienses sólo en ti y no te engañes, promete ilusiones, pero no seas iluso, crea futuro con medios que colaboren a la sostenibilidad de los proyectos.

No seas un vendedor de fantasías y quimeras, no arrastres a tu público a un lugar insospechado si no tienes fundamentos y argumentos consistentes y sé consciente de que lo no duradero no puede ofrecerse como algo no perecedero.

Cualquier idea o virtud que no esté bien fundamentada y enraizada en sólidos argumentos se puede convertir en fuegos artificiales. Pero si lo que buscas es avanzar en tu carrera profesional y deseas animar a otros por una senda de innovación y creatividad no puedes hablar de falsas quimeras ni ennoblecer nuestros propósitos con una hoguera de vanidades ya que en ella hay muchos proyectos y personas que han sucumbido…

La búsqueda de la serenidad y tranquilidad interior es un camino indispensable para enfrentarte a todas las exigencias e inquietudes de nuestra vida cotidiana y profesional y es indispensable saber escapar en ocasiones de las estrecheces que nuestra vida tenga por nuestras obligaciones, como contrapunto necesario a una actividad agotadora y aprovechar la distancia para incrementar nuestra efectividad y creatividad, al mismo tiempo que enriquecemos la capacidad de decisión ya que nos ofrece la posibilidad de evitar errores provocados por el estrés y la urgencia.

Existen en nosotros fuerzas internas, que no siempre escuchamos aunque están a disposición, y que pueden ir más allá de lo que aparentan nuestras limitaciones. Se trata de entregar nuestra energía y pasión a un propósito determinado, no de soñar cosas imposibles. La seguridad y fuerza interna generan recursos que usamos poco y confiar en nosotros genera optimismo y anima a superar dificultades que sin esta convicción serían insalvables.

No podemos esperar que los resultados se sucedan por sí mismos sin esfuerzo alguno, ya que nuestros objetivos requieren un tiempo de esfuerzo y preparación y, aunque puedan parecer duros y difíciles, el resultado depende de nuestra capacidad para seguir pese a las circunstancias. Seguir adelante y animar a los demás a hacerlo exige el liderazgo de alguien que tiene claros sus objetivos y está dispuesto a conseguirlos. La confianza hace olvidar los esfuerzos requeridos, el éxito de un proyecto reaviva los ánimos de los participantes e invita a observar el futuro con optimismo.

Hemos de aceptar que todos podemos equivocarnos en algún momento y, por eso mismo, debemos ser comprensivos con los ajenos: debemos aprender a no juzgar por detalles y seguir apreciando a las personas aunque hayan podido errar en sus acciones y comentarios ya que, en muchos casos, la lucha y ambición mal controladas son las responsables de un análisis injusto hacia los demás.

Cuando la mente está anquilosada y es incapaz de escuchar y entender, la persona queda encerrada en sí misma y no puede reaccionar de forma coherente. Esa perplejidad nos lleva a un callejón sin salida por la incapacidad para tomar decisiones adecuadas en el momento adecuado y cuando se toman suelen ser las menos apropiadas y de alto riesgo.

Imagen | FreeDigitalPhotos

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

La ventana a la actualidad
para emprendedores, autónomos y pymes

Únete a nuestros más de 300.000 suscriptores que ya están al día de todas las novedades y ofertas gracias a nuestra Newsletter

Abrir chat
¡Contacta con nosotros!
¡Hola! ¿Necesitas información sobre nuestros servicios?