La siniestralidad laboral de los autónomos se redujo a la mitad en 2017

Blog

La siniestralidad laboral de los autónomos se redujo a la mitad en 2017

Resumen > En vísperas del Día Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el trabajo analizamos el último informe sobre siniestralidad laboral de los autónomos durante 2017; ponemos el foco en el número de trabajadores autónomos fallecidos y accidentados así como los sectores que registran mayor siniestralidad laboral.
Siniestralidad Laboral De Los Autónomos

Por Marina

27 de abril de 2018

2 minutos de lectura

Última actualización

12 de noviembre de 2021

Si prefieres o necesitas escuchar el artículo haz clic en play.
El pasado año 2017, 13 autónomos fallecieron por accidente de trabajo. Es el dato que da a conocer el informe sobre siniestralidad laboral de los autónomos elaborado por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y Mutua Universal con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el trabajo que se celebra mañana, día 28 de abril.

El número de autónomos fallecidos por accidente laboral se ha vio reducido casi a la mitad respecto al año anterior, 2016, cuando la cifra se situó en 25.

Son datos positivos pero referidos únicamente a una nuestra muy reducida de autónomos, es decir, al 18,9% de los más de tres millones de autónomos que cotiza por contingencias profesionales. Un matiz que hay que tener en cuenta a lo largo de todo el análisis.

Dos de cada cien autónomos sufrieron un accidente de trabajo en 2017

Según las notificaciones al sistema [email protected], la Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados, 11.820 trabajadores del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) sufrieron un accidente laboral en 2017, lo que supone 80 autónomos menos que en 2016. Esta cifra se tradujo en dos autónomos accidentados por cada cien de los que tenían incluido las contingencias profesionales en su cotización.

Si ponemos el foco en la gravedad de los accidentes sufridos, las cifras determinan que los autónomos sufren más accidente graves y menos accidentes leves que los asalariados; en 2017, el 97,37% de los accidentes de los trabajadores por cuenta propia fueron de carácter leve frente al 99,1% de los asalariados. Pero al pasar a un nivel de gravedad mayor el autónomo salió el pasado año peor parado; un 2,5% de los autónomos sufrió un accidente grave frente al apenas 1% de los accidentes de trabajadores por cuenta ajena.

Hay que poner en relación que de los 11.820 accidentes laborales que tuvieron los autónomos el pasado año dando lugar a la incapacidad temporal, tan solo un 0.1% resultaron mortales. De hecho, los 13 fallecidos autónomos con los que se saldó 2017 forman parte de ese 0,1%. 

El agrícola, el sector con más accidentes laborales graves registrados en 2017

La agricultura es el sector que registra mayor siniestralidad laboral en líneas generales. El 37% de los accidentes laborales graves acontecieron durante el desarrollo de actividades agrícolas y la mayor parte de los 13 autónomos fallecidos por accidente de trabajo pertenecían al sector agrícola y la construcción.

La siniestralidad laboral de los autónomos: brecha de género por edad

Del informe elaborado se desprende que seis de cada diez autónomos accidentados en 2017 tenían una edad comprendida entre los 35 a 54 años y significativamente estos datos están por encima de los trabajadores asalariados de su misma edad.  

El 82% del total de accidentes laborales de autónomos en 2017 se produjo entre hombres pero las tornas cambian si ponemos el foco en los trabajadores por cuenta propia en una franja de edad superior a los 45 años. El 60% de las autónomas que tuvieron un accidente tenían más de 45 años, frente al casi 50% de los accidentes de los accidentes entre varones a partir de esa edad.      

Cotizar por contingencias profesionales para mejorar la prevención laboral

Una de las conclusiones más destacables del informe, si no la que más, es la necesidad de incentivar la cotización por accidente de trabajo entre los autónomos ya que el 80% del colectivo no lo contempla en su cotización, un hecho que anula cualquier cobertura por accidente laboral.

Este fomento a la cotización por accidente de trabajo del autónomo pasa por una estudiada adecuación del sistema, especialmente en los sectores de mayor siniestralidad.