Blog
Cómo sembrar interés en un networking y sacarle partido
Externalizar servicios en nuestro negocio ¿sí o no?Empresas con deudas: aún queda esperanza con las nuevas medidas de refinanciaciónResumen de novedades para autónomos y pymes en 2016Recursos gratuitos a los que puedes acceder durante la cuarentenaHacienda obligará a insertar un código QR en las facturas para tenerlas controladasCómo actuar ante un accidente laboral si eres autónomoGoogle Plus: Una herramienta de marketing para tu negocio más potente de lo que imaginasPlan Prepara: Los autónomos también quieren sus 400 eurosEsto es lo que la estrategia del océano azul puede hacer por tu negocioAplicaciones online para nuestra presencia en internetAsociación de Inversores y Emprendedores de InternetArranca la Declaración de la Renta 2020: las fechas clave3 Grandes errores que no deberías cometer al analizar tu idea de negocio en internetLa Inspección de TrabajoCómo crear presupuestos con estilo de manera sencillaInfografía – Rasgos y habilidades de un emprendedor tecnológicoDevolución del exceso de cotización a la Seguridad SocialPropuestas para autónomos en el acuerdo PP-Ciudadanos“Puedo prometer y prometo…” Autónomos y Elecciones 2011Programa Mapfre para contrataciones en PYMES y autónomosCuando el perfeccionismo te hace procrastinarCómo ser tu propio Community ManagerConsigue tus sueños, consigue el éxito¿Cómo presento mi Declaración de la Renta: individual o conjunta?¿Qué es la factura recapitulativa y para qué sirve?Traspaso y cesión con o sin IVA

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Cómo sembrar interés en un networking y sacarle partido

Actualizado el 12 de noviembre de 2021

4 minutos de lectura

Por AZUCENA

networking¡¡¡Señoras y señores, el networking está tan de moda que incluso abruma!!!
Toooooooodo el mundo hace networking y parece como si fuera el lugar en el  que vas a conseguir clientes como por arte de magia y además cuanta más  gente vaya mejor y cuantas más tarjetas te lleves mejor… mejor para ayudar a reciclar papel porque más tarde o más temprano acabarán en la papelera y no  habrás hecho nada con ellas.

Pues nada más lejos de la realidad. El networking, por mucho que utilicemos  un anglicismo para nombrarlo, no es nuevo, se ha hecho toda la vida, aunque  antes se llamaba “saber relacionarte y hacer contactos” y éstos se han  hecho siempre basados en la confianza, no en un mero intercambio de tarjetas en un sitio donde te tomas una copa.

Con esto no estoy diciendo que los eventos de networking no sirvan para  nada, ¡¡¡ni mucho menos!!!, el problema no está en los eventos, que los  hay y bien buenos, sino en el uso que de ellos se hace. No son lugares para CAZAR, ni para cerrar ventas a cascoporro, ni para salir con un socio de la manita.

Son lugares para SEMBRAR. ¿Y en qué consiste la semilla que siembras?

En generar confianza e interés en los demás y detectar posibles sinergias, así de simple. Y esa semilla tendrás que regarla después del networking con acciones concretas para conoceros mejor y generar una posible venta o acuerdo que sea beneficioso para ambas partes.

Pero como todo lo simple, cuyo inventor yo creo que fue Perogrullo, nadie dijo que fuera sencillo, así que vayamos al grano…

¿Cómo hacer para poner la semilla? Pues cuidando tu actitud, lo que hagas y lo que digas.

Ya sabes que quien siembra tormentas recoge tempestades, así que, como leí no hace mucho en el Facebook de alguien, mejor siembra verdades y recogerás confianza.

NETWORKING: LAS 3 CLAVES PARA SEMBRAR EL INTERÉS Y GENERAR CONFIANZA

Para mí hay tres claves para sembrar el interés y generar confianza que paso a
compartir contigo:

  • Dejar claro qué es lo que haces de forma breve, clara y directa (el famoso elevator pitch)
  • Saber escuchar y extraer la información que necesites de tu
    interlocutor.
  • Soltarte la melena y ser tú mismo.

Pasemos a describir el proceso…

Para mí el elevator pitch, no es eso que sueltas en público totalmente atacado porque te han dicho que sólo tienes un minuto y si te pasas te amenazan con que sonará un timbre y te pones de los nervios y empiezas a irte por las ramas y si no fuera por el timbre acabaría durando media hora… eso lo que acaba siendo mas bien para muchas personas es una tortura.

Para mí el elevator pitch es un concepto mucho más amplio: es la presentación breve de tu negocio que le haces a cualquiera que te pregunta y sea quien sea tiene que entenderlo independientemente de que sepa de qué va tu área o no.

Da igual si esa persona te la encuentras en un networking, en un bar, en la pelu, en un parque o en la cola de la pescadería. Tienes que soltarlo sin rodeos y que se entienda.

Por muy tecnológico, innovador o futurista que sea tu negocio, da igual, tienes que encontrar la manera de explicar de forma breve qué demonios haces y que todo el mundo lo entienda. Tus abuelos también.

¿Y cómo haces eso? Cambiando el chip totalmente para dejar de tratar de deslumbrar hablando de todo lo que sabes y lo fantásticos que son tus productos o servicios, para hablar de qué problema le resuelves a los demás.

Ser empresario al final es eso, ser un solucionador de problemas, solucionarlos bien y cobrar por ello. Si no sabes poner el foco en los problemas de los demás y entender por lo que están pasando para darles la mejor solución, olvídate de hacer negocio, así que te sugiero que averigües cuál es el problema real que tienen tus clientes potenciales.

Para que descubras qué problema estás resolviendo, te sugiero que te hagas la siguiente pregunta: ¿Cómo es la vida de mi cliente sin mi producto o servicio? Descríbela con todo lujo de detalles y date cuenta que he dicho LA VIDA y no la empresa, porque al final lo que nos duele de verdad es lo que nos afecta a nuestra vida cotidiana.

A partir de ahí es muy fácil responder a la pregunta de ¿y tú qué haces? Porque lo único que tienes que hacer es decir qué problema resuelves y a quién y si lo haces bien darás pie a que te pregunten…¡Anda! ¿Y cómo lo haces? Y sin darte cuenta ya estás generando interés y entablando una conversación.

Y a partir de ahí empieza el baile en el que no sólo te dediques a “hablar de tu libro” sino también a que hagas preguntas abiertas (¿Qué? ¿Cómo? ¿Para qué?) y sobre todo ESCUCHES, pero no de cualquier manera, sino para entender completamente lo que al otro le pasa, hace, cómo es su empresa, qué dificultades está teniendo, etc. Desde ahí te será mucho más fácil saber después qué está en tu mano hacer para ayudarle, ya sea de
manera directa o a través de otros, y ofrecerle lo que haces.

Y por último, todo eso aderezado con tu personalidad, tu impronta, tu saber hacer…en definitiva, siendo LA MEJOR VERSIÓN DE TI MISMO.

La autenticidad atrae, incluso a los que no les gustes. Y nunca dejes de tener presente que no se puede agradar a todo el mundo y por lo tanto en lo que hay que poner nuestro mayor esfuerzo es en volcarnos con aquellos a los que, tras conocernos tal y como somos, han confiado en nosotros y quieren de verdad que les ayudemos.

Te invito a que te suscribas a mi boletín para recibir semanalmente contenido de utilidad para poner en práctica y que las relaciones humanas en tu empresa no sean un quebradero de cabeza.

Imagen | FreeImages

AZUCENA

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

La ventana a la actualidad
para emprendedores, autónomos y pymes

Únete a nuestros más de 300.000 suscriptores que ya están al día de todas las novedades y ofertas gracias a nuestra Newsletter