Blog
Facturas impagadas: ¿qué hacer?
Centro de negocio como opción para el autónomoAutónomos y formación continua … ¿son incompatibles?Aprender a emprender: ¿Se puede enseñar a emprender a los más pequeños?5 propósitos del autónomo para este 2018¿Se puede cautivar a un público joven cuando eres empresario/a 40+?¿Puedo contratar a un hijo menor de 30 como asalariado?Estos son los autónomos más vigilados por HaciendaCalcula tu nueva cuota de autónomosEl 82% de las pymes españolas necesita mejorar su eficiencia energéticaSegunda parte de la ampliación de la tarifa plana: edición limitada¿Has cumplido tus objetivos de 2016?Ya está aquí el Pre303, el nuevo borrador del IVA¿Por qué la pensión media de los autónomos no llega a 650 euros? La importancia de planificar la jubilaciónEmprendimiento: el refugio contra el paroPor qué inventar un nombre para tus servicios y productos puede ser valiosoReflexión sobre el debate 2011Más aspirantes a Gran Hermano que a autónomos¿Qué puedes hacer ante la competencia desleal?Cotización a tiempo parcial del autónomo: ¿por fin en 2017?Bases de datos para Pymes: gestiona tus clientes de forma inteligenteTras el 10-N: propuestas para autónomos en el acuerdo entre PSOE y Unidas PodemosEl consumo en comercio minorista registró el mayor descenso desde que comenzó la crisis7 razones por las que necesitas una asesoría online para autónomos durante el desconfinamientoEstrategias de marketing offline para incrementar tus ventasDiferencias en la jubilación según la comunidad autónomaLa Etiqueta Empresarial: qué debes saber sobre la actual forma de comunicación

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

Facturas impagadas: ¿qué hacer?

Resumen > La morosidad es uno de los principales lastres de los autónomos españoles. En este post, te damos algunas recomendaciones para evitar que las facturas pendientes acaben con tu negocio

Actualizado el 11 de agosto de 2022

2 minutos de lectura

Por Nuria

A nadie se le ocurre ir a comprar al supermercado sin un céntimo en el bolsillo. De hecho, la situación resultaría incluso cómica. Sin embargo, cuando se trata de contratar los servicios de un autónomo o pyme, las cosas cambian. Hay quiénes aceptan el presupuesto y se benefician de un trabajo que, llegado el momento, no están dispuestos a pagar. La morosidad es uno de los grandes problemas que azota a las empresas españolas.

Tal y como os contamos en este otro post, los autónomos tardan a cobrar las facturas procedentes de la Administración una media de 93 días, frente a los 30 que marca la ley, y de 85 días cuando se trata del sector privado, pese a que el límite legal es de 60. En otros casos, por desgracia, el cobro no llega nunca.

Si eres emprendedor, sabrás bien lo que esto supone: un desfase de liquidez y tesorería, que puede llegar a acabar con el negocio. Para evitarlo, os aconsejamos seguir siempre estas recomendaciones que os ayudarán a luchar contra la morosidad y a reclamar lo que os corresponde.

Evita los impagos

Dice el refrán que “más vale prevenir que curar”. Si no quieres encontrarte con problemas a la hora de cobrar, debes tomar algunas precauciones antes de aceptar un encargo.

En primer lugar, elige bien con quién trabajas. No todos los proyectos te convienen y, a veces, decir no a un cliente es una salvación. En el caso de que el trabajo sí sea interesante y la cuantía económica tan grande que pueda hacer a tu negocio tambalearse si se produce impago, investiga a la empresa en cuestión. Una buena opción es contar con un especialista que elabore un informe de riesgo y solvencia. En e-Informa puedes contratarlo online de forma gratuita.

Otro de los aspectos fundamentales para luchar contra la morosidad es el presupuesto. En él debes detallar muy bien qué incluye el trabajo y cuáles son las condiciones de pago. Este documento será clave para reclamar una factura impagada. Además, ten en cuenta que está en tus manos decidir cómo quieres cobrar el encargo. Lo mejor es que exijas un porcentaje por anticipado, de modo que, al menos, recibas una parte de la cuantía en tiempo y forma.

Y, por último, sé organizado: factura rápido y controla los plazos de pago. A veces, parte del problema radica en nosotros mismos, que no prestamos atención a estas cuestiones hasta que es demasiado tarde y nos afectan de lleno.

Reclama las facturas impagadas de forma amistosa

Volvemos a un refrán: “Hablando se entiende la gente”. En ocasiones nos precipitamos y tendemos a pensar mal, cuando es posible que el retraso en el pago se deba simplemente a una confusión.

Antes de nada, comprueba que el error no viene por tu parte. Asegúrate que hiciste llegar la factura y revisa bien en tu cuenta bancaria si has recibido el pago. Una vez que tengas esto claro, habla con el cliente. Puedes llamarlo o quedar con él, pero en cualquier caso es conveniente que quede constancia por escrito de tu reclamación.

Si, pasado el plazo acordado con él, sigues sin recibir el dinero, insiste… y vuelve a insistir. Envía cartas certificadas o burofax para que, en caso de tener que optar por la vía judicial, dispongas de suficientes pruebas.

Toma medidas legales

Pero ¿qué pasa cuando todo lo anterior falla? Existen otros mecanismos para exigir el cobro, aunque solo debes recurrir a ellos en último lugar. Es decir, que solo son alternativas válidas cuando la suma de la deuda es elevada.

Si es tu caso, puedes optar por las compañías especializadas en impagos que, aunque no son baratas, te permitirán minimizar las pérdidas. También puedes recurrir a un abogado y abrir un proceso judicial.

No obstante, estas opciones cuestan tiempo y dinero, así que es importante que antes de dar este paso intentes ponerle solución al problema por los otros medios.

Nuria

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

Abrir chat
¡Contacta con nosotros!
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte?