Blog
¿Debe un autónomo o pequeña empresa tener presencia en las redes sociales?
Estas son las soluciones digitales clave si eres autónomo y vas a solicitar tu Kit DigitalGestión de tareas: Haz esto y mejora tu impacto diario en tu trabajoTrámites para darse de alta como autónomoLos autónomos tendrán que cotizar más, pero ¿cuáles?La huelga general del #29M para los autónomosLos peligros de guardar tu dinero en efectivo si eres autónomoEl 50% de los pequeños comercios no tiene ordenadorCómo afrontar el estrés laboral si eres autónomoLa pesadilla del SEO: cuando Google mató al lectorDescubre si tienes un proveedor moroso consultando el RAITodo lo que debes saber si eres autónomo en 2020¿Puede declararse insolvente un autónomo?Cómo sembrar interés en un networking y sacarle partidoReforma de las bajas laboralesLibros para emprendedores y autónomos en el verano 2015Cómo solicitar tu informe de bases de cotizaciónEvaluación del Gobierno a las líneas ICO para autónomos y pymesYa hay fecha para la devolución de la cuota de marzo de autónomos en cese de actividad por coronavirusCoronavirus: cómo es el aplazamiento de impuestos aprobado por el GobiernoLas 85.000 tiendas online de España aún están lejos de otros países europeosCómo fijar el objeto social de tu empresaConsigue tus sueños, consigue el éxito¿Empresario o profesional autónomo?: diferencias fiscalesCómo crear una base de datos de clientes5 preguntas y respuestas para rellenar el modelo 130Así funciona la casilla para criptomonedas en la Declaración de la RentaAcuerdo de autónomos 2019 más cerca: 5 medidas a conocer

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

¿Debe un autónomo o pequeña empresa tener presencia en las redes sociales?

Actualizado el 10 de marzo de 2014

2 minutos de lectura

Por Ana

redes socialesLas redes sociales se han dispuesto como uno de los mayores escaparates para las empresas. A pesar de existir redes sociales específicas (por ejemplo Linkedin) para fomentar el contacto profesional entre empresas, el éxito rotundo de las redes concebidas para particulares (Twitter o Facebook) es tan atrayente que las empresas también deciden tomar posición en ellas.

Aunque son muchos los que a día de hoy se muestran escépticos sobre los resultados que pueden obtener de su presencia en redes sociales y creen que «estar en Facebook» no es más que una pérdida de tiempo y de energía, son tres los objetivos los que, a priori, pueden cumplirse con la actividad de las empresas en las redes sociales:

–       Crear una imagen de empresa. Una marca que tiene presencia en todos los frentes ofrece una imagen de gran dimensión, seguridad y solvencia.

–       Habilitar nuevos canales de contacto. Las redes sociales son una nueva forma para que los clientes puedan interactuar con nosotros. En lugar de acudir a un contacto directo, se habilitan estos nuevos cauces que permiten consultas más informales, además de la difusión de contenidos donde primen el impacto, lo insinuante y la sencillez en el mensaje para que se capte rápidamente.

–       Un tercer objetivo, de mayor dificultad, buscaría el acercamiento a clientes potenciales, atrayéndolos a nuestros servicios. Esta labor comercial es muy complicada de llevar a cabo sin caer en el “spam”  además de ser especialmente mal valorada por los usuarios, que huyen de este tipo de cuentas.

Como vemos, este tipo de objetivos son perseguidos por cualquier empresa, sin importar su tamaño. En principio, el efecto arrastre que puede tener una gran empresa con una gran marca es mayor que el de una empresa pequeña, de modo que generará seguidores y atracción sobre sus contenidos por pura inercia.

Quizás el primer paso que haya de darse, sea el de determinar el target al que te enfrentas. Por ejemplo, como directora de marketing de fonvirtual, nuestro principal nicho de interacción son los usuarios interesados en nuevas tecnologías y telecomunicaciones

Sin embargo, una mala utilización de las redes sociales –no cuidando a sus seguidores, con poca actividad, contenidos escasos o redundantes – no sólo no reporta ningún tipo de beneficio a la propia empresa, sino que acaba dañando su imagen. Son muchos los ejemplos – están en la mente de todos – de grandes empresas que han desperdiciado las redes sociales como fuente,  no sólo de mayor captación de clientes, sino de fidelización y reforzamiento de imagen.

En la otra cara de la moneda, empresas pequeñas han conseguido construir un cauce de comunicación con los usuarios realmente productivo. Utilizan Twitter como forma de resolver dudas, como lugar de encuentro para promociones, para mostrar nuevos servicios o, simplemente, para crear una imagen agradable de la empresa. Son, en definitiva, una herramienta de doble filo, tan potente con un buen uso como potencialmente perjudicial.

Si quieres inspiración, puedes dar un repaso a éstos 10 casos de éxito de pymes y autónomos en redes sociales.

Imagen | FreeDigitalPhotos

Ana

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

Abrir chat
¡Contacta con nosotros!
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte?