Entrenador personal autónomo, una profesión con futuro

Blog

Entrenador personal autónomo, una profesión con futuro

Resumen > El entrenador personal autónomo necesita, a parte de ser un apasionado del deporte y contar con una forma física óptima, cumplir con una serie de requisitos y condiciones legales. Toda la información que necesitas puedes encontrarla aquí.
Entrenador Personal

Por Álvaro

3 de noviembre de 2016

5 minutos de lectura

Última actualización

3 de noviembre de 2016

Actualmente existen dos trabajos de entrenador que están de moda: el entrenador Pokemon y el entrenador personal. Como resulta que el entrenador Pokemon no tiene nada que ver con el autónomo y yo estoy  aquí para hablar del autónomo y, además, no tengo ni idea de Pokemon, hoy vengo a hablar del conocido entre los “pros” del mundillo como “personal trainer”; o sea, entrenador personal en cristiano.

Se trata de una profesión que no solo requiere el alta de autónomo, sino que además es uno de los servicios con mayor crecimiento de la demanda en los últimos tiempos. Esto supone la existencia de una gran cantidad de vacantes en el lado de la oferta que den cobertura a dicho grupo de demandantes en aumento.

Por tanto si te consideras un buen deportista y un aventurero emprendedor debes seguir leyendo este post, dónde te cuento las aptitudes necesarias, los requisitos legales a cumplir y  una serie de consejos para tener éxito como entrenador personal.

Aptitudes

Sólo con la actitud no es suficiente. Se requieren también ciertas aptitudes las cuales dicen que pueden ser adquiridas o nacidas contigo. Yo ahí no entro, eso lo dejo a tu juicio:

  • Un buen físico es crucial: por suerte o por desgracia, si te dedicas a esto necesitarás dar ejemplo con tu propio cuerpo. ¿A quién vas a convencer de ponerse en forma si tú mismo no lo estás? El caso es que ostentar una formación teórica espléndida te sirve de poco si no eres capaz de mostrar al cliente el desempeño de los ejercicios que correspondan.
  • Capacidades comunicativas maestras: dile al cliente lo que tiene que hacer, cómo tiene que hacerlo y, muy importante, por qué debe hacerlo. ¿Qué mejor motivación por parte del cliente para realizar un ejercicio que saber por qué y para qué debe hacerlo? O sea, que conozca realmente los beneficios que le reporta dicha actividad y en qué grado le ayuda a conseguir los objetivos que se propone. Saber transmitir información aumentará el rendimiento de tus clientes y con él su satisfacción por tus servicios. Si a la hora de comunicar cumples con las “6 C” de la comunicación esta aptitud es  uno de tus fuertes: Comunicar con Conocimiento, de forma Concisa, Coherente, Cortés, Clara y Concreta.
  • Ser pseudo-psicólogo: Vas a pasar mucho tiempo con tu cliente, así que posiblemente comparta contigo sus penas y alegrías. Tú, por supuesto, debes ser sensible y entenderlo en todo momento; pero no debes olvidar que tu objetivo es que él cumpla los suyos. Y para eso es necesario que no decaiga en sus días grises, si no el rendimiento será inferior. En fin, te toca a ti conseguir que esté motivado durante la sesión de entrenamiento y eso, amigo, requiere contar con ciertas capacidades psicológicas.
  • Por último, aunque no todo coaching es entrenador personal, sí que todo entrenador personal debe ser coaching. Podría enrollarme aquí hablando sobre la metodología “coaching” pero me desviaría más de la cuenta del tema protagonista. Así que, atento a “Los 6 absolutos de todo coaching

Requisitos legales

Hasta aquí, si el deporte es tu hobby, casi todo es coser y cantar. Pero falta algo imprescindible para hacer de tu pasión tu profesión, cumplir con los requisitos legales necesarios:

  • Alta de autónomo: Obviamente, si vas a empezar a facturar y a tener ingresos por cuenta propia es obligatorio que te conviertas en autónomo. El procedimiento de alta de autónomo implica una serie de trámites que están perfectamente explicados en esta compilación de artículos para el autónomo emprendedor.
  • Acreditación oficial como experto en deporte y actividades físicas. Necesitas un título que te habilite para desempeñar esta actividad profesional. La oferta de cursos de formación de este tipo es muy amplia; pero, ojo, no todos te otorgan un título oficial, así que cuidado. Para asegurarte de que un curso no va a ser una pérdida de dinero y tiempo; o sea que va a ser oficial y útil, lo más aconsejable es que visites la sección de Titulaciones de la página de la Federación Española de Entrenadores y Fitness.
  • Por último, y aunque pueda llegar a parecer una tontería, necesitas licencia de SGAE para reproducir música en tu establecimiento de cara al público durante la prestación de tu servicio. Y esto lo debes tener en cuenta dada la importancia de la música como componente motivador para el cliente.

Consejos para destacar profesionalmente

Si tienes todo lo anterior ya puedes ser entrenador personal pero para conseguir tener éxito  conviene que también sigas estos consejos profesionales:

  • Debes cultivar y cuidar escrupulosamente tu marca personal, ya que tu propio trabajo es la mejor publicidad con la que cuentas: es tu principal herramienta de marketing y ventas. Existen muchos instrumentos que pueden potenciar tu imagen y marca como entrenador personal, entre los que debe hacerse especial mención a las redes sociales. Optimiza tus perfiles, aporta valor a tu comunidad, utilízalas como medio de comunicación bidireccional y, por último, promociónate, sin ser pesado. Un blog o un canal de youtube pueden ser un plus que te ayude a diferenciarte.
  • Considérate un referente en el mundo del deporte; de hecho, te dedicas profesionalmente a ello. Así que aprovéchate y trata de sacarle partido contactando con alguna marca de equipamiento deportivo que te sirva de proveedor del material y, a la vez, tú le sirvas de publicidad de forma que se cree un lazo comercial que os beneficie mutuamente. O contactando con centros y asociaciones deportivas que puedan ayudarte a conseguir clientes.  
  • Servicio personalizado: cada persona es única y requiere un tratamiento específico, así que aunque te cueste un poco de más trabajo trata de personalizar tu servicio en la medida de lo que sea posible y busca conseguir que tu cliente sienta que le estás ofreciendo un servicio único y a su medida. A la hora de elaborar el contrato de servicios con tu cliente olvídate de crear uno estandarizado común a todos.  Es cierto que existen materias inamovibles que deben ser constantes en todos los contratos pero las referentes a la forma de trabajar pueden variar de manera que tu servicio se adapte a las necesidades de cada cliente. Así ganarás puntos.
  • Seguro a medida: en este tipo de actividades es muy recomendable ponerse el parche antes de que pique el bicho. Me explico, casi toda actividad lleva ligada cierto riesgo. Si además hay de por medio deporte y actividad física el riesgo de lesión o accidente se incrementa, por eso resulta bastante prudente y aconsejable tener algún tipo de seguro de responsabilidad civil que se adapte a tu situación.

Hasta aquí todo lo necesario para llegar a ser un entrenador personal de éxito. Así que, ya sabes, si este es tu sueño sigue estos consejos, que aunque no eviten todo el esfuerzo, compromiso y sacrificio que hay detrás de esta profesión, seguro que algún problemilla que otro consigues esquivar.

¿Se te ocurre algún otro consejo o requisito para ser personal trainer? Comenta y te leemos 🙂 ¡Y no te olvides de compartir!