Blog
Las pólizas de crédito al 10% lastran nuestra competitividad. ¿Qué se puede hacer?
Orden y método: claves de una buena productividadLas mujeres compran más online¿Estás obligado a dar de alta al empleado del hogar?La empresa familiar es la que más empleo generaEstrategias de marketing para vender más en NavidadCómo afectaría la eliminación de la tributación conjunta a la Declaración de la RentaCómo optimizar los costes e inversiones de mi negocio con InfoautónomosPreguntas más frecuentes sobre Marketing Online y sus respuestasLas mejores técnicas para fidelizar a tus clientes si eres autónomoPor qué creer en tu empresa es el primer paso para crecerLos 425 eran muy bonitos, pero «va a ser que no»Términos que debes conocer antes de obtener financiación para tu empresaLucreativo: “Para ser freelance solo tienes que tener valor o ser un inconsciente”Hacienda va a poner en el punto de mira el fraude fiscal de los autónomosEl comercio minorista crece por primera vez en 7 añosTipos de seguros para autónomos: ¿Cuál contratar?Las propuestas de los partidos políticos para seducir a los autónomospost sageCampaña de la renta 2016: lo que tienes que saber como autónomoCláusulas de un contrato laboral: información obligatoria y pactos adicionalesCómo montar un negocio: Las nuevas guías de InfoautónomosIntroducción a la publicidad en Redes SocialesNuevos incentivos al comercio: resumen de medidasReserva tu plaza en este workshop hecho a la medida del autónomoAtención telefónica: 4 consejos para mejorarla en tu negocio

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

Las pólizas de crédito al 10% lastran nuestra competitividad. ¿Qué se puede hacer?

Actualizado el 12 de noviembre de 2021

2 minutos de lectura

Por Javier Santos Pascualena

Mientras todos los medios se hacían eco ayer de la bajada histórica de los tipos de interés del Banco Central Europeo al 0,75%, medida cuyo efecto sobre la economía real está bastante en entredicho, yo recibía atónito la noticia de que la renovación al ¡10,5% y gracias! de la póliza de crédito de una pyme plenamente solvente para la que realizo tareas de consultoría.

La póliza anterior estaba firmada al 6%, lo que supone una subida de 4,5 puntos en un año, íntegramente achacables a la situación del sector financiero en nuestro país, pues esta pyme de la que os hablo ha sorteado bien la crisis, obtiene beneficios de manera regular desde hace muchos años y tiene un bajo nivel de endeudamiento (¡Ojalá hubiera muchas más así!).

La póliza de crédito no era con un banco intervenido, no, sino con uno que tiene fama de estar bastante bien. Y claro, me acordé de algunos casos que me habían comentado otros pequeños empresarios autónomos a los que les habían pedido hasta el 12% para conseguir una póliza y que al final ellos mismos habían desestimado.

Las pólizas de crédito son un instrumento financiero muy adecuado para cubrir los desfases temporales entre cobros y pagos, provocados por ejemplo por el pago de pagas extras e impuestos en el mes de julio. Por ello están muy extendidas  a pesar de su coste, lo que hace que si el desfase entre cobros y pagos de tu negocio tenga carácter estructural, sea mejor recurrir a la financiación a largo plazo, tal y como explicamos en Consejos Financieros para el éxito de los autónomos.

Bien, todo esto lo que pone de manifiesto es que la situación empeorando y que efectivamente el “rescate bancario”, directa o indirectamente, lo vamos a pagar entre todos. Y si España como país no puede pagar su deuda pública al 7%, es hora de decir que las pymes y autónomos españoles no pueden pagar el 10,5% o el 12% por una póliza.

Es cierto que hace 15 o 20 años, antes de la entrada del euro, se pagaban estos intereses e incluso más, pero eran otros tiempos. Y lo que está claro es que en un contexto global, si tu pagas al 12% y tus competidores en países vecinos lo hacen al 6%, no eres competitivo.

Eso si la aceptas, porque cuando la rechazas, todavía eres menos competitivo ya que empiezas a dedicar más tiempo de la cuenta a buscar alternativas de financiación y en el peor de los casos, si no la consigues, comienzan los recortes en tu empresa, empiezas a acumular deudas, a despedir personal que necesitas y que te ha costado mucho formar, etcétera y así entras en el terrible círculo vicioso del estrangulamiento progresivo del negocio por falta de liquidez.

Llevamos varios años en esta situación a la que nadie logra poner remedio. Se trata de un contexto excepcional que requiere grandes dosis de liderazgo político y de unidad política a nivel nacional y europeo, pero generalmente hemos asistido a lo contrario. Un contexto excepcional por definición requiere medidas excepcionales, en este caso para que el crédito vuelva a fluir a las pymes y autónomos de este país y a un coste que nos permita ser competitivos.

¿Qué se puede hacer? Os invito a comentarnos vuestras ideas y propuestas, que recogeremos en un futuro post.

Image: FreeDigitalPhotos.net

Javier Santos Pascualena

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes