Blog
El emprendedor de Responsabilidad Limitada: dícese del que no responde con sus bienes las deudas empresariales
Estas son las soluciones digitales clave si eres autónomo y vas a solicitar tu Kit DigitalEl régimen de módulos sufrirá nuevas restricciones en 201410 soluciones de ahorro en la Renta 20197 consejos de gestión de tu negocio durante el veranoAutónomos: Negociación sobre los convenios colectivosEl efecto sobre los autónomos de la crisis de inflaciónTras el 10-N: propuestas para autónomos en el acuerdo entre PSOE y Unidas PodemosCómo afrontar una crisis a través de un cambio de modelo de negocioLa semana del eCommerce en InfoautónomosGuía de buenas prácticas en la negociación para autónomos: trucos, consejos y estrategiasMás medidas para autónomos a debateMadrid, Valencia y Asturias en Google Transit¿Qué servicios de marketing digital necesita tu empresa?10 razones para ser optimista si eres autónomo5 herramientas para la gestión de proyectosEl Coronavirus emplaza las obligaciones y los procedimientos tributarios al 20 de mayo¿Cuentas con talento disruptivo en tu empresa?¿Está tu negocio adaptado al Reglamento General de Protección de Datos?Pensiones para autónomos: Novedades 2015Infografía: Los 4 fantásticos de la morosidadReemprender: el arte de re-aprender del fracaso empresarialNuevas medidas de apoyo a los autónomosPor qué automatizar la gestión del riesgo ayuda a tu negocioCapitalización o pago único del paro 2019. InfografíaLa publicidad en YouTube: tipos de anuncio e importancia como canal publicitarioCuidado con la deducción de gastos de difícil justificación¿Cómo conectar con los consumidores Millenials?

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

El emprendedor de Responsabilidad Limitada: dícese del que no responde con sus bienes las deudas empresariales

Una medida que lleva meses anunciándose y que, por fin, verá la luz tras la aprobación definitiva de la Ley del Emprendedor: la Figura del Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL) permitirá a los autónomos no responder con sus bienes personales de las deudas contraídas en su actividad empresarial, pero ¿qué condiciones lleva aparejadas?

Tal como anunció la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría,  «se establece una diferencia entre la actividad empresarial y la personal» ya que, hasta ahora, los autónomos debían responder de forma personal de las deudas derivadas de su actividad profesional.

A priori, esta medida puede resultar muy beneficiosa tanto para aquellos que aún se muestran reticentes a iniciar un nuevo negocio por los riesgos económicos que conlleva, como para los que van a hacer una inversión de alto riesgo.

No obstante, la nueva medida tiene una letra pequeña que es conveniente estudiar. En primer lugar, los autónomos y emprendedores sólo podrán acogerse a esta medida y no responder con la vivienda si la deuda contraída es inferior a 300.000 euros.

Además, «la limitación de responsabilidad no se aplicará respecto a las deudas de Derecho Público, ni cuando el empresario hubiese actuado fraudulentamente o con negligencia grave en el cumplimiento de sus obligaciones con terceros».

Tampoco podrán acogerse a esta limitación las deudas con origen en determinadas retenciones no ingresadas a trabajadores, profesionales u otros empresarios, ni las deudas en la Seguridad Social, tales como cuotas de trabajadores no ingresadas, altas erróneas y otras infracciones graves.

A esto se suma la obligación por parte del emprendedor o autónomo de inscribirse en el Registro Mercantil de su provincia, como si de una Sociedad Mercantil se tratase, y así hacerlo constar en toda la documentación mercantil, tales como contratos o facturas, además de regirse por el principio de publicidad.

Asimismo, y para evitar que su vivienda y/o vehículo personal se vean afectados por una deuda mayor de 300.000 euros, deberá señalar éstos bienes con un valor de, como máximo, 250.000 y 25.000 euros respectivamente.

En definitiva, se trata de una medida atractiva para aquellos que no deseen poner en riesgo su patrimonio personal, pero cuyas especificaciones pueden incurrir en una mayor complejidad burocrática, mayores costes y generar problemas con la responsabilidad patrimonial universal establecida en el artículo 1911 del Código Civil que recoge la garantía personal básica con la que cuentan los acreedores y que asegura el cumplimiento, voluntario o forzoso, de las obligaciones.

Imagen: FreeDigitalPhotos

Estefanía

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes