Límite de apalancamiento para que los pagos no se lleven por delante el negocio

Blog

Límite de apalancamiento para que los pagos no se lleven por delante el negocio

Resumen > No solo el valor de la deuda es clave a la hora de poner un límite en el apalancamiento al que puedes aspirar. Además también hay otras claves que trastocan ese límite.
Apalancamiento

Por Chema

6 de mayo de 2015

3 minutos de lectura

Última actualización

6 de mayo de 2015

Seguro que andas dándole vueltas cual puede ser el apalancamiento de tu negocio sin que los pagos se lo lleven por delante. Existen muchas leyendas urbanas sobre cómo tienes que valorarlo a la hora de seguir pidiendo financiación de fuera de los fondos de la empresa, aunque en todos los casos sería importante el criterio que tenga la dirección.

Una de las primeras cuestiones que debes tener clara es que el efecto del apalancamiento influye en la rentabilidad de la empresa ya que tienes que usar la deuda para estructurar la financiación. Además también ten muy presente que el resultado sea positivo o negativo depende de si hemos conseguido llevar adelante los proyectos nuevos para los que reclamos el dinero.

Si decides apalancar tu deuda corres algunos riesgos que pueden llevar por delante los activos de la empresa. Así que si piensas usar más deuda para conseguir una mayor rentabilidad en nuestro proyecto estamos exponiendo aún más nuestros recursos propios.

No solo el valor de la deuda es clave a la hora de poner un límite en el apalancamiento al que puedes aspirar. Además también hay otras claves que trastocan ese límite, según si lo estés calculando para un proyecto concreto o para el negocio completo. Además no puedes olvidarte de sumar el factor de que si realmente la empresa puede hacer frente a ese apalancamiento a través de fondos propios como puede ser no distribuyendo beneficios para ese ejercicio.

A la hora de decidir el límite hay que sumar otros tantos condicionantes como también es la capacidad que tenga la dirección de la compañía para gestionar el endeudamiento, especialmente por el binomio entre rentabilidad y el riesgo. Por ejemplo, el ‘efecto palanca’ puede ser positivo, en el caso de que las perspectivas de futuro sean buena o negativo si es previsible una reducción de la rentabilidad de los activos de la empresa.

También hay que sumar factores externos a la empresa para calcular el posible límite. Si estamos hablando de una constructora la oscilación en el precio de las viviendas también es otro punto a tener en cuenta. En el caso de que disminuya el valor de mercado del activo (la casa) pierde valor y si su apalancamiento era alto, puede ser que los riesgos aumentan considerablemente.

Siempre se ha hablado de que el límite estaba en la proporción entre el capital propio y el crédito fuera de 1:4, es decir que cada euro que ponía la empresa y sus inversores, las entidades de crédito ponía cuatro, por lo que si la operación sale mal, las pérdidas serían de un 25%, mientras que el banco sería capaz de recuperar el dinero prestado.

Se puede considerar un límite claro, aunque cada empresa y sector tiene factores diferentes, el que se encuentra en torno al 70%, es decir, este porcentaje habla de la deuda sobre el total de los activos y los recursos propios. Sería peligroso superar dicha franja para el funcionamiento en un futuro de la compañía.

Por ello la clave para establecer una línea en el apalancamiento está en la gestión del riesgo, que en casos negativos puede relanzar las pérdidas. Por ejemplo, si tenemos pérdidas antes de impuestos de 100.000 euros que suponen una rentabilidad negativa del 10%, en el caso de tener mucho apalancamiento se pueden disparar hasta el 50%.

¿Cómo calcular el apalancamiento?

Te estarás preguntando como puedes saber el apalancamiento de tu empresa para así conocer si ya sobrepasaste el límite. Según Raimon Serrahima, economista especializado en dirección financiera de empresas se podría calcular el apalancamiento:

$latex Aapalancamiento = \frac{Activo}{\text{fondos de la empresa}}\times{\frac{\text{Beneficios antes de impuestos}}{\text{Beneficios antes de impuestos e intereses}}}&s=1$

Según el resultado que obtengas te ayudará a tomar la decisión de si la empresa tiene un apalancamiento preocupante o no. Si es superior a 1 convendría buscar financiación mediante deuda, mientras que si es inferior se reduciría la rentabilidad al accionista. Siempre que la inversión que hagas con ese apalancamiento genere unos ingresos que superan a los intereses con los que el banco te dio el dinero, entonces estamos en una buena zona en la que la rentabilidad del proyecto se multiplicará.

Se supone que con ese aumento no perjudicarás a los activos netos ya que los nuevos fondos los utilizará la compañía para nuevos proyectos que tenga previsto llevar a cabo y así crear más valor. En el caso de que dichas opciones no existieran, lo más sensato sería no mantener de forma permanente los fondos porque provocaría la pérdida de valor en la inversión.

En definitiva, el límite del apalancamiento depende de distintos factores y pero uno en especial como es la capacidad que tenga los ejecutivos de la compañía de mantener el riesgo controlado y así el capital apalancado no se lleve por delante los activos de la empresa o los pagos de intereses sean imposibles de asumir.