Blog
La importancia de una buena traducción para tu negocio y 3 razones para invertir en ella
¿Subir 4,5 euros/mes la cuota de autónomos 2019 es la solución?El número de autónomos sigue creciendo pero ¿hasta cuándo?Medidas fiscales para la recuperación económica¿Cómo te afecta la reforma del IVA que propone Bruselas?Cómo afecta a los autónomos el aumento de las cotizaciones para reformar las pensionesLas plantillas de facturación imprescindibles para todo autónomoClaves sobre la presentación de impuestos del segundo trimestre de 2020Las mejores técnicas para fidelizar a tus clientes si eres autónomoInfografía: Los 4 fantásticos de la morosidadAdiós al grueso de ayudas a la contratación en 2019Ayudas para autónomos en las «zonas catastróficas» 2019La subida de la cuota de autónomos en el proyecto de Presupuestos 2022El libro contable que no te puede faltar si eres autónomo profesional en estimación directa simplificadaIVA: El FMI pide subir el impuesto al 21% en todos los productosTrabajo autónomo: un repaso por la historia del RETAAyudas y Subvenciones al desarrollo rural, programa leader 2007-2013Reinventarse en 2013, una iniciativa formativa para desempleados y emprendedores‘Storytelling’: el arte de contar historias que vendenGenera ilusión para hacer crecer tu negocio, no seas iluso¿Autónomos más allá de la cuota con base mínima?El Supremo libra a las empresas del registro de horas de sus trabajadoresHacienda clarifica el formato electrónico de los libros registro de IVAAsí afectará el COVID-19 a la Renta 2020 del autónomoCéntimo sanitario: el Tribunal europeo ilegaliza la tasa de los transportistas españolesCómo lidiar con un empleado conflictivoLímite de apalancamiento para que los pagos no se lleven por delante el negocio

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

La importancia de una buena traducción para tu negocio y 3 razones para invertir en ella

Actualizado el 12 de noviembre de 2021

5 minutos de lectura

Por Alessio

Una mala traducción puede hacer perder mucho dinero a una marca, además de arruinar su reputación.

Eso es precisamente lo que le sucedió a Mango en la primavera de 2013. En sus tiendas físicas y virtuales ofrecía un modelo de pulsera llamado «esclava» que se vendía sin problemas en España. La firma de ropa, que tiene numerosos puntos de venta en Francia, decidió traducir tal cual al francés el nombre de este complemento y, en su sección de bisutería, ofreció varios «bracelet esclave».

El revuelo saltó de inmediato en las redes sociales, que invitaban a boicotear esa firma. «¿También crearán un estilo de pijamas llamado Auschwitz?» se preguntaba en un tuit. Diferentes ONG antirracistas y varias celebridades, así como periodistas de moda y compradoras habituales, acusaron a la empresa española de banalizar una tragedia humana. Incluso la prensa británica se hizo eco de la noticia. La firma de moda se vio obligada a pedir perdón públicamente por ese «error de traducción» que corrigió en cuanto pudo.

Y es que traducir no es, simplemente, trasladar una palabra de un idioma a otro. Para realizar una buena traducción es necesario conocer muy bien la cultura de origen y la de destino. Solo así es posible evitar faltas como la anterior. Un traductor nativo o que ha vivido a fondo la cultura francesa se habría dado cuenta de que llamar esclave a una pulsera es una aberración en ese país. Y posiblemente en muchos más. Así lo hizo Suzuki, que tuvo que rebautizar su modelo de coche «Pajero» en «Montero» aquí en España, por razones obvias.

1. Una buena traducción para inspirar confianza

Los mercados son conversaciones, y muchas de ellas –la mayoría– se realizan por escrito. Ese es el motivo por el que los textos con los que se comunica una marca actúan como un escaparate: sirven para que los posibles clientes aprecien las cualidades de lo que ofrecen las empresas.

Por esa razón, es importante cuidar los textos, tanto en su versión española como en la que se utiliza para comunicarse en el mercado internacional. El CEO y experto en software estadounidense Kyle Wiens afirmaba hace poco en la revista Harvard Business que «la calidad de una empresa se mide por su escritura». Argumentaba que es muy difícil confiar en una firma que no presta la debida atención a detalles tan esenciales como la manera de comunicarse con sus clientes y proveedores.

Por otro lado, un texto tratado por un traductor automático y corregido por «mi sobrino que ha pasado un verano en Londres» no resulta natural ni fluido. Tampoco profesional. Eso es porque conocer una lengua no significa saber traducirla. Sin duda, una interpretación de un texto extranjero hecha por alguien que no es un profesional de la traducción tendrá inexactitudes y fallos culturales al estilo de la pulsera «esclava».

Es como esos textos mal traducidos que leemos en las instrucciones de muchos productos de poca calidad y que ofrecen una «cosedera que cose a la mano», juguetes sometidos a «examen estrico» y caramelos con «peligro que estrangula». Nos hacen reír en boca del humorista Luis Piedrahíta, pero nos invitan muy poco a consumirlos. No despiertan nuestra confianza.

2. Una buena traducción para gustar a Google

Pero no es solo una cuestión de imagen: Google, con su nuevo algoritmo Colibrí, premia la buena escritura y castiga la mala. Incluso, en determinados casos, puede considerar fraudulentos los textos con muchos errores. Este buscador, a la hora de posicionar los contenidos, tiene en cuenta lo que significa cada oración y no solo las palabras clave, como hacía antes.

Y eso implica que ayuda a que los usuarios encuentren en primer lugar la información bien escrita, sin errores ortográficos, gramaticales y de estilo. Este nivel de calidad nunca lo conseguirá una traducción amateur.

Es decir, resulta imprescindible cuidar la escritura para quien tiene en cuenta el SEO al redactar y traducir sus textos digitales. Los textos que se entienden fácilmente acaparan los primeros puestos en la lista de búsquedas, así como los que han sido redactados con escritura rica y elaborada, coherente, con sinónimos y términos precisos en lugar de generales («ser», «estar», «cosa», «tema»…). Tal tarea solo la puede hacer un conocedor de la lengua y de la cultura, un profesional.

3. Una buena traducción para rentabilizar la inversión

«Algo bien dicho conserva su sabor en todas las lenguas», afirma el escritor y crítico literario británico John Dryden. Eso supone que una traducción debe comprometerse con el espíritu del texto original, ha de cumplir el mismo propósito, generar idéntico impacto y transmitir todos los matices e intenciones.

El empresario que invierte tiempo, esfuerzo y dinero en ofrecer unos contenidos notables en la publicidad, en su web corporativa y en todos los documentos de marketing y comunicación pero pretende ahorrar en las traducciones de esos originales, está tirando el dinero. Especialmente si se plantea dar a su empresa un carácter internacional. Una buena traducción es el mejor remate para una conversación con el cliente de otras lenguas. Ese es el motivo por el que los buenos traductores solo realizan su trabajo en los idiomas que dominan y en las materias en las que están especializados.

Recientemente, un restaurante madrileño ofrecía a sus clientes extranjeros una carta en versión bilingüe. Los visitantes no daban crédito a lo que veían cuando junto a «Rape a la vasca» leían la versión en inglés «Rape at vasque art», o sea «violación a la vasca». Con toda probabilidad el jefe de cocina tiró a la basura muchos de esos rapes que los clientes foráneos nunca llegaron a pedir, por no hablar de los que decidieron no regresar cuando leyeron semejante barbaridad, que un traductor profesional habría evitado.

En síntesis, profesionalizar la comunicación es un imperativo para quien desea que su negocio se internacionalice, y eso implica contar con la ayuda de expertos en lenguaje y comunicación. Porque un traductor profesional, además, asesora a sus clientes acerca de la cultura del país en cuestión, de las costumbres y usos de sus habitantes, incluso de las conversiones en medidas, monedas, horarios, etc. Y, por supuesto, en la jerga… Es la única manera en la que un texto puede adquirir la cercanía necesaria para captar no solo audiencia sino también clientes.

A propósito de esto, existe una anécdota muy graciosa. Un periódico ruso tradujo a su idioma una columna que Maruja Torres había publicado en El País, en la que aparecía la frase «en España, cualquier parida va a misa». El diario soviético, desconocedor de nuestro lenguaje coloquial y del sentido figurado de nuestras expresiones, le dio el siguiente significado –en su idioma, por supuesto–: «En España, las mujeres que dan a luz van a la iglesia a dar las gracias». 😉

Imagen | FreeDigitalPhotos

Alessio

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

La ventana a la actualidad
para emprendedores, autónomos y pymes

Únete a nuestros más de 300.000 suscriptores que ya están al día de todas las novedades y ofertas gracias a nuestra Newsletter