Blog
Cómo trabajar sentado y que tu espalda no muera en el intento
Estas son las soluciones digitales clave si eres autónomo y vas a solicitar tu Kit DigitalCómo empezar septiembre sin caer en depresiónCómo lidiar con un empleado conflictivoAutónomos y Gobierno establecen las bases para prorrogar la prestación por cese de actividad hasta el 31 de mayo¿Cuándo entrará en vigor la nueva ley de autónomos?El Gobierno destinará más dinero a las pymes ¿se acabarán los problemas de financiación?Cómo romper la resistencia a comprar de tus clientesMarketing de Contenidos «low cost» para tu negocio: Cómo bloguear desde LinkedinConsenso entre UPTA y ATA para un sistema de cotización por ingresosCuando el perfeccionismo te hace procrastinarMejora los resultados de tus campañas de email con los listados de marketingPermiso de baja de paternidad para autónomosAutonomías con tarifa plana extendida¿Eres EGBero y estás pensando en emprender a los 40+? Éstas son las ventajasMi página web no funciona: posibles motivos y grandes solucionesÚltima oportunidad para cambiar de base de cotización a partir de eneroHacienda endurece los aplazamientos de deuda a autónomos y pymesÚltimas medidas sobre contratación y financiación de las pymesPor qué tu inseguridad te hace peor empresarioICEX y Amazon crean una tienda online gastronómica para la exportación en pymesSeminario De Crecimiento Empresarial Expande Tu Empresa: consigue 60 € de descuento con InfoautónomosCómo incrementar tus ventas con el bono Kit DigitalPropuestas para autónomos en las elecciones del 10-NLos efectos del Brexit para autónomos y pymesLa solicitud de avales para autónomos y pymes se amplía hasta junio de 2022Coronavirus: las implicaciones del cese temporal de la actividad¿Qué haces si recibes una comunicación de Hacienda…?

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

Cómo trabajar sentado y que tu espalda no muera en el intento

Actualizado el 12 de noviembre de 2021

2 minutos de lectura

Por Estefanía

silla de oficina¿Trabajas sentado? ¿Frente a un ordenador? ¿Pasas más del 80% de tu jornada en la misma postura? Si las tres respuestas son afirmativas… ¡alarma! Y es que, aunque no lo parezca, trabajar sentado es un riesgo cada vez más extendido.

Probablemente, habrás escuchado más de un centenar de veces aquello de “no me he sentado en todo el día” como sinónimo de una jornada extenuante, pero para aquellos que viven “encadenados” a una silla de oficina, esta frase adquiere un sentido completamente diferente.

No mantener una postura correcta, no hacer los descansos y estiramientos adecuados o carecer de buena iluminación son factores que, a medio plazo, pueden afectar de forma severa a tu salud: problemas de fatiga, disminución de la movilidad y de la eficiencia del corazón y pulmón, aparición de problemas digestivos y, especialmente, los archiconocidos problemas articulares y de espalda.

En este último punto, además de cuidar nuestra postura (ángulos de 90 grados para rodillas y espalda, hombros relajados, codos pegados al cuerpo, pies pegados al suelo y vista al frente), elegir de forma adecuada una silla de trabajo es vital.

Así, los expertos de Viking nos han asesorado para escoger a la mejor “compañera” que nos ayude a superar con éxito nuestras jornadas sobre cuatro patas (o sobre cuatro ruedas) sin que nuestra espalda muera en el intento.

trabajar sentado

Cómo elegir una silla de oficina ideal para trabajar sentado muchas horas

Como ya hemos apuntado, nuestra silla de oficina es aquella que nos permite mantener una buena postura en relación con otros objetos de nuestro espacio de trabajo, como puede ser la mesa o la disposición de los elementos de nuestro ordenador (teclado y monitor). Así, a la hora de elegir una silla de trabajo deberemos tener en cuenta varios factores:

  • Que se adapte a nuestra complexión y tamaño: No todos tenemos la misma altura, ni el mismo peso, ni el mismo volumen. Por ello, deberemos escoger la silla que mejor se adapte a nuestras necesidades en éste sentido: tamaño, anchura del asiento (lo suficientemente ancho como para que el usuario pueda sentarse holgadamente en la parte central y tenga espacio a su alrededor), altura del respaldo…
  • Que sea ergonómica y cómoda. Además de adaptarse a nuestro tamaño, debe ser capaz de adaptarse a la forma de nuestro cuerpo para evitar daños en los glúteos o la zona lumbar. Sin embargo, tampoco debe ser demasiado “confortable”, ya que corremos el riesgo de “amodorrarnos”, en especial en jornadas largas y/o tediosas.
  • Que sea regulable, para alcanzar esa postura “óptima” de trabajo. El asiento debe permitir modificar su colocación respecto al respaldo, mientras que el éste debe ajustarse a la espalda y ofrecer un apoyo en la zona lumbar, pudiendo regular la inclinación, la firmeza o la fijación o movilidad del mismo. Los reposa brazos, por su parte, deben permitir al usuario mantener una postura cómoda, con los brazos formando un ángulo de 90 grados y sirviendo de apoyo en los codos y antebrazos.
  • La elección de la base: puede ser fija o tener ruedas. Esta segunda opción es la más recomendable, ya que facilita los desplazamientos, las correcciones de postura y los acercamientos y alejamientos de la mesa para levantarse o sentarse.
  • El material sobre el que está construida y/o el tapizado: El material de la silla debe ser firme aunque no demasiado rígido, capaz de absorber pequeños impactos, mientras que el tapizado, en su caso, ha de ser transpirable y evitar la concentración de calor, algo fundamental en los meses de verano. Además, debe estar diseñado para el uso y el roce continuado.

Si estás buscando tu silla de trabajo ideal, puedes echarle un ojo al catálogo de Viking, donde podrás encontrar diferentes opciones adaptadas a todos los gustos, necesidades, bolsillos… y espaldas.

Imágenes | Viking

Estefanía

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

Abrir chat
¡Contacta con nosotros!
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte?