Mujeres emprendedoras: la desigualdad del mundo empresarial

mujeres emprendedoras

En pleno siglo XXI, la desigualdad entre hombres y mujeres es una lucha que, desafortunadamente, todavía tenemos que librar. Una batalla de la que también forma parte el mundo empresarial. No te sorprenderá saber que las mujeres emprendedoras continuamos siendo una minoría. De hecho, representamos solo el 17%, según el Mapa del Emprendimiento 2016, creado por Spain Startup tomando como referencia las empresas de la última edición del South Summit.

El perfil que impera en España es el del emprendedor masculino, de 34 años de edad y con formación universitaria. Sin embargo, las startups creadas por mujeres tienen más éxito que las de ellos. El mismo informe señala que solo el 48% de las empresas femeninas fracasa, mientras que el porcentaje para los hombres asciende al 66%.

No me malinterpretéis. Esto no significa que un sexo esté más cualificado que otro para emprender, ya que en el éxito o fracaso de una compañía entran en juego multitud de factores. Si apunto este dato es para desterrar la idea de que las mujeres estamos menos capacitadas que los hombres para dirigir nuestra propia empresa. Un pensamiento demasiado común en esta sociedad en la que nosotras tenemos que seguir batallando por conseguir algunos de los derechos más básicos.

¿Por qué hay tan pocas mujeres emprendedoras?

Pongámonos en contexto para entender mejor lo que está pasando. Piensa en cuántas mujeres hay hoy en día liderando la política en el mundo o a la cabeza de empresas influyentes. La realidad es que son muy pocas. Y lo peor es que la brecha entre nosotras y ellos llega hasta los aspectos más ínfimos. Formamos parte de una sociedad enferma de machismo en la que las mujeres tendrían que trabajar 88 días más que los hombres para cobrar lo mismo por desempeñar un mismo trabajo.

En una situación de injusticia tan grave como esta, la desigualdad en el emprendimiento pasa casi desapercibida. De hecho, pocas veces se habla de esta problemática. No obstante, si tuviéramos que desgranar cuáles son las causas de la baja participación femenina en el mundo empresarial, podríamos señalar estas cuatro:

  • Obstáculos internos. A veces, uno de los grandes problemas que tenemos las mujeres para emprender somos nosotras mismas. La falta de confianza y la inseguridad llevan a muchas a dar un paso atrás en esta carrera profesional. Los roles de la mujer y el hombre en el mercado laboral se siguen perpetuando y solo pueden combatirse con una educación basada en la igualdad desde la niñez.
  • Obstáculos profesionales. El mercado de trabajo es un mundo dominado por los hombres y para los hombres. Solo un 24% de las mujeres de todo el planeta ocupa puestos de alta dirección. Es decir, nosotras tenemos más limitaciones para crecer profesionalmente. Esto influye en la experiencia y en el liderazgo, pero también en el poder económico. Sin duda, tres aspectos fundamentales para emprender.
  • Obstáculos familiares. La ONU asegura que las mujeres dedicamos entre 1 y 3 horas más a las tareas del hogar y entre 2 y 10 veces más de tiempo al cuidado de los hijos que los hombres. En la Unión Europea un 25% de las mujeres ha dejado su trabajo a la fuerza debido a asuntos familiares, mientras que el porcentaje para ellos es de solo un 3%.
  • Obstáculos económicos. Las mujeres ponemos en marcha las empresas con la mitad de capital que los hombres, según un estudio del National Women’s Business Council. Las dificultades de financiación se deben a que nosotras podemos aportar menores avales y ahorros económicos, dado que solemos ocupar puestos peor remunerados. Sin embargo, el informe también confirma que otra de las causas es la desigualdad. Muchos inversores varones prefieren apostar por otros hombres.

Hombres, éste es también vuestro desafío

Hace dos años, Emma Watson conmovía con un discurso en la sede de la ONU en el que invitaba a los hombres a trabajar para alcanzar la igualdad de género. Y es que este no es solo un problema para las mujeres. Si queremos derribar esos obstáculos que forman el techo de cristal, necesitamos luchar juntos por una sociedad más justa.  ¿Os sumáis al reto?

Esta entrada fue publicada en Emprender y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 Comentarios en Mujeres emprendedoras: la desigualdad del mundo empresarial

  1. bearcat dice:

    Y otra vez con la mentira de que las mujeres tendrían que trabajar 88 días más que los hombres para cobrar lo mismo por desempeñar un mismo trabajo. NO ES POR UN MISMO TRABAJO, los hombres en promedio trabajan mas horas y en sectores diferentes. Por mucho repetir una mentira no se va a transformar en verdad aunque sí contribuye a crear una corriente de opinión, que supongo que es lo que queréis.
    El hecho de que los hombres y las mujeres trabajan en sectores diferentes se puede comprobar, por ejemplo, en las estadísticas de siniestralidad laboral en donde, según las estadísticas oficiales, el 82% de los trabajadores accidentados son varones (http://www.empleo.gob.es/estadisticas/eat/eat02/ANE/infor_1.htm). Podría deducirse que se paga mas por empleos mas peligrosos o que los hombres son mas torpes que las mujeres, lo que sería políticamente mas correcto…

    1. Nuria Molina dice:

      Hola, bearcat:

      Sin duda, es difícil establecer estadísticas de este tipo. No obstante, al igual que planteas esa deducción, ten en cuenta que en muchos casos se paga menos debido a que se limita el ascenso laboral de la mujer. De hecho, como menciono en el artículo, solo el 24% de las mujeres de todo el planeta ocupa puestos de alta dirección. Algunas probablemente no alcanzarán este tipo de empleos por decisión propia, pero otras no lo hacen porque simplemente no tienen esa opción.

      Recurro a otra cifra que deja bastante claro que todavía existe desigualdad profesional. Solo un 3% de los hombres deja su trabajo por asuntos familiares, mientras el porcentaje para las mujeres es del 25%.

      Como comento en el artículo, no creo que un sexo esté más capacitado que otro para emprender ni mucho menos. Lo que creo es que hombres y mujeres deberíamos tener las mimas oportunidades en todos los ámbitos.

  2. CDC dice:

    Me quedo a cuadros, se emprende porque se quiere, las mujeres poco los hombres mucho. Dentro de poco clamaremos al cielo por la discriminación que supone el tener que tener pechos.

  3. Nuria Molina dice:

    Hola, CDC:

    Desde luego, estoy de acuerdo contigo en que «se emprende porque se quiere». El problema y lo que trato de explicar en el artículo es que, lamentablemente, hay quiénes quieren emprender y no pueden hacerlo por la falta de oportunidades que supone la desigualdad entre hombres y mujeres.

  4. sijo dice:

    Me parece increible que los únicos que comentan el artículo sean hombres y que a la vez sólo lo hagan para criticarlo.Eso ya demuestra con creces lo que tratas de explicar en el artículo.
    Encima su argumentario está más que pasado, aunque no dejen de utilizarlo……..
    Estoy totalmente de acuerdo contigo Nuria,seguimos siendo discriminadas y no sólo en la parte económica sino sobretodo a nivel estructural. La estructura social aún anda anclada en el principio del siglo pasado y ello hace que el resto vaya a la deriva. Si bien es cierto que hemos logrado mucho, faltaría más!, pero no es suficiente. Hablo con conocimiento de causa, soy autónoma y directiva. Cada dia tengo que pelear con uñas y dientes para demostrar mi valía, y cuando la demuestro me llaman «listilla», «trepa»,etc… lo que comunmente en un hombre se denominaría emprendimiento, vamos…. Tengo compañeras haciendo el mismo trabajo que sus colegas masculinos cobrando un alto porcentaje menos para desempeñar las mismas funciones y con el mismo horario y la misma antigüedad.
    Y no, no me lo invento y no, no es sugestión,es realidad. Cuando el sexo masculino logre asumir que en el terreno laboral/social no existen hombres y mujeres, sino personas, empezaremos a caminar.

    1. Nuria Molina dice:

      Muchas gracias por tu comentario, sijo. Como bien dices, todavía nos queda mucho camino por delante para derribar tantas injusticias, pero poco a poco lo iremos consiguiendo.
      ¡Ánimo en tu aventura empresarial! =)

  5. Enrique dice:

    Sinceramente pienso que tenéis una visión equivocada, miráis por un prisma distorsionado de la realidad. La canción de que la mujer cobra menos al desempeñar el mismo, pero exactamente el mismo trabajo… ya cansa. Nunca la he podido comprobar. Pero la solución es muy fácil: denunciar, demandar.
    Además, al empresari@/inversor lo único que le interesa es la productividad, los beneficios. Por tanto le importa poco si el directiv@ es hombre, mujer, robot-computadora o extraterrestre. Si de verdad fuese cierto que la mujer cobra menos trabajando lo mismo, lógicamente toda empresa solo contrataría mujeres.
    Por último, aquí el único que discrimina DURAMENTE y para tod@s es el Mercado. La gente. Son los que dictaminan si vales o no vales, si te compran o no. Si aportas soluciones competitivas o no a los problemas de ellos: los clientes. Es la ley de la selva. Bienvenidas ese 17% de mujeres emprendedoras, pero que no esperen alfombras rojas, porque no es un paseo para NADIE, ni para hombres ni para mujeres. Eso sí, os quejáis infinitamente más.

  6. Naty dice:

    Les comparto esta charla TED sobre miedos, exitos y fracasos a la hora de emprender
    https://youtu.be/X5Aags8GEpg

Junta de Andalucía

Se ha recibido un incentivo de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA, de la Junta de Andalucía, por un importe de 25.892,92 €, cofinanciado en un 80% por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER para la realización del proyecto 401N1700034 / DIGITALIZACION INTEGRAL DE LOS PROCESOS DE LA EMPRESA con objetivo de "Garantizar un mejor uso de las tecnología de la información".