IRPF y Retenciones 2012 de trabajadores y alquileres

Blog

IRPF y Retenciones 2012 de trabajadores y alquileres

Irpf Nomina

Por Daniel

5 de enero de 2012

3 minutos de lectura

Última actualización

5 de enero de 2012

Llega el 2012 y después de los recortes anunciados por parte del Consejo de Gobiernos, a los autónomos nos toca hacer frente a la realidad que nos espera. El IRPF aumenta como medida de ahorro para las arcas públicas, lo que nos afecta de dos maneras diferentes:

–       Cambios es las retenciones que debemos practicar en las nóminas de los trabajadores en nómina o las retenciones de los alquileres de los inmuebles en donde desempeñamos nuestra labor profesional.

–       Incremento de los impuestos a pagar: como ya avanzamos en nuestro post “resumen de novedades para el autónomo en 2012”, notaremos esta subida al hacer la declaración anual del IRPF en junio, relativa a 2011. La cuota sube en una escala del 0,75% para el primer nivel de renta,  hasta el 7% en el nivel más elevado. Además se incrementa la   retención a pagar por parte de aquellos autónomos que obtengan rentas procedentes de depósitos de ahorro,  fondos de inversión  o dividendos por sociedades en las que participen como socios.

En nuestra guía de fiscalidad e impuestos del autónomo puedes encontrar un artículo específico sobre las retenciones desde el punto de vista del autónomo o freelance donde ampliar información sobre su funcionamiento. Aquí te dejamos con las novedades aprobadas para 2012.

Nuevos Tramos del IRPF

Los nuevos tramos (sin contar la parte relativa a las Comunidades Autónomas) a aplicar sobre la base liquidable general quedarán de esta manera en 2012 y 2013:

-Hasta los 17.707   € =  Tipo del 24,75%.  (sube el 0,75%)

-Hasta los 33.007   € =  Tipo del 30%.       (sube el 2%)

-Hasta los 53.407   € =  Tipo del 40%.       (sube el 3%)

-Hasta los 120.000 € =  Tipo del 45%.       (sube el 4%)

-Hasta los 175.000 € =  Tipo del 49%.       (sube el 5%)

-Hasta los 300.000 €         =  Tipo del 51%        (sube el 6%)

-Más de 300.000    € =  Tipo del 52%.       (sube el 7%)

Por lo que a la base liquidable del ahorro se refiere, procedente en su mayor parte de depósitos, los tipos aplicables serán:

-Hasta los   6.000   € =  Tipo del 21%.    (sube el 2%)

-Hasta los 24.000   € =  Tipo del 25%.       (sube el 4%)

-Más de 24.000    € =  Tipo del 27%.       (sube el 6%)

 

Este aumento escalonado pretende gravar más a todos aquellos que tengan grandes ingresos, pero una de las principales críticas vertidas por los ciudadanos es que esta medida afecta a todos y no a las grandes fortunas.

Retenciones 2012 a aplicar en las nóminas de nuestros trabajadores:

En consecuencia, será necesario ajustar la cuota de retención a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas teniendo en cuenta los nuevos tramos del IRPF. Si las nóminas os las prepara un asesor laboral, él se encargará de aplicar estas modificaciones, pero si las haces tú mismo o quieres consultar cómo queda la retención a practicar a alguno de tus trabajadores, puedes descargarte el programa de cálculo del IRPF para 2012 de la Agencia Tributaria,

Retenciones 2012 a aplicar en los alquileres:

El incremento del IRPF sobre las rentas procedentes del ahorro también afecta a los alquileres. En 2012 y 2013 el porcentaje de retención se incrementa desde el 19% al 21%. Así que su tenemos un local, nave u oficina alquilado para nuestro actividad, debemos revisar la factura de nuestro propietario y ajustar los próximos pagos de retenciones a realizar en abril de 2012

Esta decisión se publicaba el pasado 31 de diciembre en el BOE y muchos se preguntarán… ¿quién sale ganando con esto? Pues el estado. Los trabajadores pierden, las empresas y autónomos también, porque al final todos pagamos más para llenar el colchón maltrecho de la economía estatal. Y es que toca ajustarse el cinturón … un poco más.

¿Y los autónomos? Pues también perdemos. Cabe recordar que el IRPF grava los ingresos que se obtienen y  el aumento de esta es una medida del nuevo gobierno de Mariano Rajoy con el fin de ajustar la eficiencia económica del estado en estos tiempos de crisis.

Queda clara que esta medida es inherente ante la obligación solidaria y de conciencia que todos tenemos para mantener el estado de bienestar que disfrutamos, pero seguro que para más de un disconforme con la ejecución del dinero público, esto puede convertirse en otro latigazo más a su delicada economía y a la espera de ver soluciones palpables para los autónomos que nunca llegan.

Es más, el hecho que los autónomos coticemos por este tributo, no hace más que dotar de más fragilidad a nuestra profesión y que por tanto, no sea extraño que veamos como en el primer trimestre de 2012 las bajas de autónomos siguen en aumento.

Ante esta situación de recortes e impuestos, no queda más que apretarse el citurón y apostar porque este aumento del gravamen sirva para recuperar la economía del país y que con ello, todo se reactive. Eso sí, porque los autónomos somos conscientes de la necesidad que tenemos todos en cuanto a que esta rueda económica vuelva a coger fuerza y por ello esperamos que las medidas prometidas en campaña electoral por el ahora presidente del gobierno, Mariano Rajoy, se cumplan por el futuro de nuestra profesión.