Blog
La repercusión de la ley Ómnibus
Tus trabajadores podrán aplazar y acumular las vacaciones no disfrutadasLa controversia del programa de emprendedores de Jordi Évole: #emperdedoresResumen de novedades para el autónomo en 2014Lucreativo: “Para ser ‘freelance’ solo tienes que tener valor o ser un inconsciente”Casi el 70% de los autónomos valencianos nunca ha cogido la baja por enfermedadFinalizar un ERTE de forma parcial es posibleRetos del autónomo en la recta final de 2020Por qué especializarte es bueno para tu negocioCómo conseguir clientes e impulsar tu negocio sin usar InternetLa cuota de autónomos vuelve a subir en 2021La transformación digital de las empresas y sus procesosDía de la Mujer Trabajadora… día de la Mujer EmprendedoraEstás a tiempo de reducir el pago de tu IRPF 2019¿Se puede cautivar a un público joven cuando eres empresario/a 40+?Sí, se puede facturar sin ser autónomos¿Hiciste el servicio militar? Puedes adelantar tu jubilaciónTras el 10-N: propuestas para autónomos en el acuerdo entre PSOE y Unidas PodemosLa era del falso emprendedor y la tarifa planaLanding Page: la herramienta publicitaria por excelencia para pymes y autónomosCambia tu tiempo por dinero y complementa tu actividad como autónomoQué es el currículum ciego. Contratar sin géneroGeneras contenido pero, ¿dónde compartir el contenido de tu negocio?Líneas de ayuda a la exportación en 2018Los autónomos de baja laboral antes del 1 de enero de 2019 seguirán pagando cuotaEl uso particular del teléfono de empresa:consecuencias

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

La repercusión de la ley Ómnibus

Ley Omnibus

Actualizado el 12 de noviembre de 2021

2 minutos de lectura

Por Daniel

El 1 de enero de 2010 entraba en vigor la ley Ómnibus, que modificaba un total de 47 leyes estatales con el propósito de adaptarse a la Directiva europea de servicios 123/2006/CE, de 12 de diciembre de 2006, y provocando  una reforma estructural considerable en cuanto a la operativa del sector servicios en España.

Esta ley, bajo su planteamiento de adaptar la legislación española a la Directiva Bolkestein, convertía en realidad la necesidad de eliminar trabas y requerimientos burocráticos para modernizar el sector servicios; mientras que, por otro lado, se suponía una amplia reforma estructural sectorial que no hacía sino que despertar la incertidumbre  de su influencia en el sector y su posible previsión positiva mediante la creación de empleo.

Queda dicho que en el olvido quedan las estimaciones del Ministerio de Economía y Hacienda que, en  su momento, justificó la Ley Ómnibus como un punto de partida para crear cercar de 200.000 empleos y favorecer un crecimiento del PIB en un 1,2%. No obstante, el otro propósito remarcado en esta directiva, dejaba claro un objetivo que parece haberse conseguido: modernizar y facilitar la actividad profesional con acciones más simplificadas y eficaces para los ciudadanos y empresas.

Cabe destacar que la Ley Ómnibus, como elemento modificador de normativas de un sector tan amplio como heterogéneo, ha aplicado cambios y modificaciones a la regulación de la actividad encuadrada dentro de los aspectos referidos a consumidores y usuarios de servicios, servicios y colegios profesionales, servicios industriales, construcción y transportes.

Aún así, y más allá de las polémicas y puntos débiles detectados en cuestiones como la liberalización del servicio de transporte y su perjuicio al colectivo del taxi, o en cuanto a la colegiación en profesiones como la de arquitecto, el texto como tal, establece una serie de ventajas destinadas a los profesionales que se admiten como positivas para su desempeño profesional.

De hecho, esta normativa de servicios ha puesto en marcha aspectos tan reclamados por los profesionales como necesarios, como por ejemplo, la simplificación de procesos para el desarrollo de actividades, el silencio administrativo positivo ante los expedientes y licencias de apertura o la creación de autorizaciones administrativas indefinidas, acabando así con los procesos de renovación temporales. Todo ello en pro de acabar con las ineficiencias normativas y administrativas que restan competitivad a las actividades del sector respecto al marco del mercado europeo.

Ahora, con la vista puesta en el 20-N y las elecciones generales, todo pasa por valorar el resumen de la acción legislativa del Gobierno, que en esta legislatura ha cerrado más de 140 leyes y decretos con una clara vocación financiera y económica de hacer frente a la crisis económica.

Entre ellas, una de las medidas aplicadas es la puesta en marcha de la mencionada Ley Ómnibus, que a puertas de cumplir dos años en vigor y con un claro talante liberalizador, queda abierta a la valoración por parte de los profesionales; no ya sobre su capacidad de creación de empleo y riqueza, pero sí sobre cómo ha sido asimilada e interpretada por los profesionales.

Daniel

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

Abrir chat
¡Contacta con nosotros!
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte?