Blog
«Made in Spain» o la marca «España» como reclamo para vender más
¿Por qué tus clientes te ignoran?: los 5 errores más comunesMorosidad: Hacienda Sancionará a las grandes compañías que no paguen a sus proveedoresMejora los resultados de tus campañas de email con los listados de marketingPor qué apostar en verano por la formación para autónomosEnero: año nuevo, trimestre nuevoLa estrategia del autónomo ante las redes socialesSeis consejos para sacar partido a las rebajasClaves para escoger tu localPrograma Nets 2011. Ayudas al lanzamiento de Empresas de base científica y tecnológica en el País VascoCómo recuperar el IVA soportado en el extranjero¿Autónomos adictos al móvil?: frecuencia de uso del smartphoneCómo ha afectado la pandemia a la salud mental de los autónomosLos desafíos de ser emprendedor en 2015Infoautónomos y OPA unen sus esfuerzos para mejorar la situación de los autónomos en el mercadoAyudas para los autónomos que no llegan, ¿qué opinan las asociaciones?Madres autónomas: ¿la nueva ley de la conciliación laboral?¿Una misma declaración del IVA para todos los países de la UE?Las 11 grandes verdades del trabajo autónomoEl taxi 2.0Economía sumergida: por qué TODOS debemos luchar contra ellaLa FEMP propone dedicar 500 calles a los autónomosLa tarifa plana de 50 euros para autónomos no se aplica a los administradores de sociedadesLa era del falso emprendedor y la tarifa planaLuz verde a la subida de retenciones del Impuesto de Sociedades para 9.000 empresasQueridos Reyes Magos, soy autónomo y para este 2021 os pido…

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

«Made in Spain» o la marca «España» como reclamo para vender más

Actualizado el 15 de febrero de 2013

2 minutos de lectura

Por Estefanía

Paradójicamente, el carácter español siempre ha viajado entre el muchas veces incomprensible sentimiento de inferioridad frente a lo foráneo (parece que lo extranjero siempre es mejor) y el orgullo patrio de lo «typical spanish».

Pero no sólo de folclore y tradición viven el comercio y la industria española. Ya es hora de empezarnos a creer de verdad que en España sabemos hacer las cosas bien. Y parece que esta mentalidad ya está empezando a calar entre muchos comerciantes y productores que usan como reclamo el «made in Spain». Y no se trata de entrar en un debate sobre nacionalismos, pero si hay una cosa clara, es que es necesario incentivar la producción y venta de productos hechos en España para reactivar nuestra maltrecha economía.

Son muchos los grandes fabricantes que ya se han apuntado al «made in Spain» como reclamo publicitario a la hora de comercializar sus productos. Y no sólo los grandes apelan en sus campañas, tanto en medios tradicionales como en medios online, a la denominación de origen española como componente emocional para conseguir aumentar sus ventas. Muchos pequeños comercios, especialmente entre el sector agroalimentario, ya vienen haciendo uso de éste factor para determinar las decisiones de compra de su clientela.

Una llamada a la acción a los consumidores que se fundamenta en diferentes motivaciones y que, en los últimos tiempos, parece estar dando resultado. Implicar al comprador como motor de reactivación de la economía española, favoreciendo la producción y contribuyendo a crear y mantener puestos de trabajo parece una buena táctica para dar salida a la producción nacional. Una iniciativa que, además, beneficia enormemente a autónomos y pequeñas empresas nacionales que encuentran grandes dificultades para competir en igualdad de condiciones con las grandes marcas que vienen de fuera.

No obstante, y más allá del reclamo emocional de las marcas y del compromiso de los consumidores con la producción nacional, es necesario que las empresas españolas, sea cual sea su tamaño o sector, sigan en el camino de ofrecer productos realmente competitivos, tanto en precio como en calidad.

Algo vital para que el «hecho en España» vaya más allá del deseo de contribuir a la reactivación de la producción nacional y seamos capaces de comercializar nuestros productos fuera de nuestras fronteras. Que las exportaciones españolas no se reduzcan a los consabidos jamón y aceite de oliva y que la «marca España» sea un referente de calidad para los consumidores extranjeros.

Son muchos los retos a los que se enfrenta el sector productivo de nuestro país, en unos tiempos en los que el precio es, y con mucha diferencia frente a otros, el factor de compra determinante. Se hace necesario, y cada vez con más fuerza, una revalorización de los productos españoles, que tiene que proceder tanto del buen hacer de los productores nacionales, como del apoyo de las administraciones, sin olvidar, por su puesto, el compromiso del consumidor con los productos y servicios «made in Spain».

 

Estefanía

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

Abrir chat
¡Contacta con nosotros!
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte?