Blog
«Made in Spain» o la marca «España» como reclamo para vender más
Novedades 2023 para autónomos y pymesMedidas económicas para autónomos y pymes fuera de España¿Es el mejor momento para que los autónomos contraten con la Administración Pública?Cómo afectará la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA) a tu empresa400€ menos en las pensiones de los autónomosDía Mundial de la Salud y Seguridad en el TrabajoClaves para renovar y actualizar tu página webAutónomo o asalariado: ¿quién obtiene más liquidez?3 fórmulas para reducir el rendimiento neto de actividades económicas en tu Renta 2019Autónomos y Plan de choque para jóvenes parados“Supermamás”: madres y emprendedorasCómo abonar las pagas extras de Navidad y veranoAutónomo sí, pero no para todo¿Qué papel juega el autónomo en las últimas cifras del paro?El DAFO del Saas y el Cloud ComputingCómo vender a grandes empresasAcuerdo para prorrogar los ERTE por Covid hasta el 31 de marzoHacia la digitalización: claves para elegir dominioEl criterio de habitualidad a revisión en la reforma del RETALa subida de la cuota de autónomos en el proyecto de Presupuestos 2022Aprende a analizar a tus clientes para mejorar la oferta comercial de tu negocioEmprendebox, una ayuda para pymes y emprendedoresEl palo de Hacienda: Se suprime la deducción del 20% para pymes y autónomos que mantienen el empleo7 claves para solicitar la capitalización del paroEsto es lo que la estrategia del océano azul puede hacer por tu negocio¿Estamos ante la próxima burbuja tecnológica?El efecto sobre los autónomos de la crisis de inflación

TE LLAMAMOS GRATIS

Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)

«Made in Spain» o la marca «España» como reclamo para vender más

Actualizado el 15 de febrero de 2013

2 minutos de lectura

Por Estefanía

Paradójicamente, el carácter español siempre ha viajado entre el muchas veces incomprensible sentimiento de inferioridad frente a lo foráneo (parece que lo extranjero siempre es mejor) y el orgullo patrio de lo «typical spanish».

Pero no sólo de folclore y tradición viven el comercio y la industria española. Ya es hora de empezarnos a creer de verdad que en España sabemos hacer las cosas bien. Y parece que esta mentalidad ya está empezando a calar entre muchos comerciantes y productores que usan como reclamo el «made in Spain». Y no se trata de entrar en un debate sobre nacionalismos, pero si hay una cosa clara, es que es necesario incentivar la producción y venta de productos hechos en España para reactivar nuestra maltrecha economía.

Son muchos los grandes fabricantes que ya se han apuntado al «made in Spain» como reclamo publicitario a la hora de comercializar sus productos. Y no sólo los grandes apelan en sus campañas, tanto en medios tradicionales como en medios online, a la denominación de origen española como componente emocional para conseguir aumentar sus ventas. Muchos pequeños comercios, especialmente entre el sector agroalimentario, ya vienen haciendo uso de éste factor para determinar las decisiones de compra de su clientela.

Una llamada a la acción a los consumidores que se fundamenta en diferentes motivaciones y que, en los últimos tiempos, parece estar dando resultado. Implicar al comprador como motor de reactivación de la economía española, favoreciendo la producción y contribuyendo a crear y mantener puestos de trabajo parece una buena táctica para dar salida a la producción nacional. Una iniciativa que, además, beneficia enormemente a autónomos y pequeñas empresas nacionales que encuentran grandes dificultades para competir en igualdad de condiciones con las grandes marcas que vienen de fuera.

No obstante, y más allá del reclamo emocional de las marcas y del compromiso de los consumidores con la producción nacional, es necesario que las empresas españolas, sea cual sea su tamaño o sector, sigan en el camino de ofrecer productos realmente competitivos, tanto en precio como en calidad.

Algo vital para que el «hecho en España» vaya más allá del deseo de contribuir a la reactivación de la producción nacional y seamos capaces de comercializar nuestros productos fuera de nuestras fronteras. Que las exportaciones españolas no se reduzcan a los consabidos jamón y aceite de oliva y que la «marca España» sea un referente de calidad para los consumidores extranjeros.

Son muchos los retos a los que se enfrenta el sector productivo de nuestro país, en unos tiempos en los que el precio es, y con mucha diferencia frente a otros, el factor de compra determinante. Se hace necesario, y cada vez con más fuerza, una revalorización de los productos españoles, que tiene que proceder tanto del buen hacer de los productores nacionales, como del apoyo de las administraciones, sin olvidar, por su puesto, el compromiso del consumidor con los productos y servicios «made in Spain».

 

Estefanía

Web de referencia en información y servicios para autónomos emprendedores y pymes

La ventana a la actualidad
para emprendedores, autónomos y pymes

Únete a nuestros más de 300.000 suscriptores que ya están al día de todas las novedades y ofertas gracias a nuestra Newsletter