Fiscalidad e impuestos de los Autónomos

Los gastos fijos del profesional autónomo

La gran pregunta que se hace todo aquel que va a iniciar un trabajo por cuenta propia: ¿Cuánto cuesta ser profesional autónomo? Vamos a intentar ayudarte para que puedas hacerte una idea, explicándote cuáles son los gastos fijos a los que tiene que hacer frente todo profesional autónomo: la cuota, el IRPF, el IVA…

Es muy importante que antes de poner en marcha tu negocio conozcas y anticipes todos aquellos gastos fijos a los que vas a tener que hacer frente. Así, podrás tener una mejor perspectiva de cómo abordar las acciones a llevar a cabo para que puedas tener un buen rendimiento y generar beneficios.

Artículo actualizado el 13/10/2021 y escrito por Infoautónomos

Los gastos fijos del profesional autónomo

Para ello, en este artículo web te explicamos los principales gastos fijos que vas a tener como profesional autónomo:

  1. Cuota de autónomos
  2. IRPF
  3. IVA
  4. Contratación de una asesoría
  5. Suministros: luz, agua, teléfono, Internet
  6. Dominio, alojamiento web y software
  7. Gastos bancarios
  8. Otros gastos a tener en cuenta

Como te decimos, van a ser muchos los gastos fijos que vas a tener que afrontar como profesional autónomo cada mes. Aunque va a depender de algunas variables (como tener o no trabajadores contratados, disponer de un local, necesitar materiales…), en general los gastos más importantes que debes tener en cuenta son estos:

1. Cuota de autónomos

Hablamos del principal gasto que tiene todo profesional autónomo. Consiste en el pago de la cotización a la Seguridad Social que cada trabajador por cuenta propia hace mensualmente. Este 2021 la cuota mínima está establecida en 286,1 euros.

No obstante, debes saber que, si eres autónomo que comienzas tu actividad, puedes solicitar la tarifa plana de 60 euros al mes.

2. IRPF

Se trata de otra de las cargas ineludibles que acompañan a los profesionales autónomos.

Para nuevos autónomos, dados de alta en el IAE en epígrafes correspondientes a actividades profesionales, tendrán una retención reducida del 7% en el año de alta y los dos siguientes. Transcurrido este periodo, la retención será del 15% en tus facturas de venta.

Por su parte, los autónomos en Estimación Directa Simplificada y en Estimación Directa Normal pagarán su correspondiente IRPF trimestralmente a través del Modelo 130. Y los autónomos en Estimación Objetiva del IRPF (Módulos) lo harán, también de forma trimestral, a través del Modelo 131.

Si quieres conocer todos los detalles sobre el IRPF de los autónomos puedes leer nuestro completo artículo web IRPF del autónomo: la guía definitiva.

3. IVA

Y la tercera gran piedra, e inevitable, en el camino del profesional autónomo es el pago del IVA. Aunque debemos aclarar que no se considera un gasto a nivel contable. Es decir, el profesional autónomo les cobra el IVA a sus clientes para posteriormente pagárselo a Hacienda, por lo que sólo actúa como un mero intermediario entre ambos.

Pero, aunque no se considere un gasto, el profesional autónomo debe liquidarlo trimestralmente a través del Modelo 303. Por eso, te recomendamos que trimestralmente mantengas un control y registro del IVA que cobras a tus clientes. Y sobre todo, que guardes el IVA que vas cobrando.

Si quieres saber más sobre el IVA, tienes a tu disposición nuestro artículo web IVA: definición, concepto y funcionamiento.

4. Contratación de una asesoría

Contar con la ayuda de una buena asesoría fiscal online es muy recomendable si eres profesional autónomo, ya que te va a permitir optimizar tu tiempo. Y es que, de lo contrario, vas a tener que realizar numerosas gestiones y tareas administrativas que van a impedir que puedas rentabilizar el tiempo que le dedicas a tu negocio.

Si lo calculas, te va a salir bastante más rentable contar con esta ayuda ya que te va a suponer quitarte de encima mucho papeleo y auténticos quebraderos de cabeza en forma de trámites y gestiones. Así, podrás centrarte y poner todas tus energías y esfuerzos en sacar adelante tu negocio.

5. Suministros: luz, agua, teléfono, Internet

En el caso de que trabajes en un local u oficina alquilada, este es otro de los gastos a los que te vas a enfrentar como profesional autónomo. Es decir, te tendrás que hacer cargo de pagar los gastos de luz, agua, gas, teléfono e Internet que realices en el local durante el desarrollo de tu actividad profesional.

Mientras que, si trabajas desde casa, podrías deducirte los gastos de suministros (luz, agua, teléfono, Internet y gas) de tu vivienda habitual de la siguiente manera: se aplicará el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total (salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior), pero siempre que la actividad profesional del autónomo afecte parcialmente a su vivienda habitual.

En este caso, la pandemia ha provocado que muchos profesionales autónomos, con local donde ejercían su actividad, tuvieran que pasar a trabajar en su vivienda habitual de manera excepcional, lo que les ha hecho plantearse esta posible desgravación. Pero la Dirección General de Tributos (DGT) ha rechazado esta posibilidad porque dicha vivienda habitual no está parcialmente afecta a la actividad profesional, considerando que esa situación de trabajo en su casa era ocasional y excepcional.

Por tanto, si te planteas trabajar en tu vivienda habitual como profesional autónomo, será necesario que tu actividad profesional afecte a parte de la misma si quieres poder deducir el 30% de estos gastos. Para ello, tendrías que comunicarlo a la Agencia Tributaria mediante el modelo 036 o el modelo 037.

6. Dominio, alojamiento web y software

Ya tengas una empresa pequeña o un negocio de gran tamaño, como mínimo siempre vas a querer contar con un correo electrónico corporativo. Y para disponer del mismo tendrás que hacerte con un dominio y un alojamiento web. Es decir, un gasto más en tu lista de pagos como profesional autónomo.

Un dominio, que es lo que abonas para usar el nombre de tu empresa en tu web y tus correos, puede salirte por entre 10 y 30 euros al año. Y el alojamiento web, en función de su calidad, será un gasto que puede oscilar entre los 10 y los 20 euros mensuales. O desde los 60 euros anuales. A lo que tendrías que sumar la inversión en un software de facturación si quieres realizar tu actividad, gestiones y trámites con garantías y sin correr riesgos de equivocarte.

7. Gastos bancarios

Y hemos dejado para el final las molestas comisiones bancarias, otro de los gastos que debes tener en cuenta como profesional autónomo. Pueden ser de distintos tipos:

  • Comisiones por mantenimiento de tu cuenta.
  • Comisiones por transacciones.
  • Comisiones por TPV (online o físico).

En función de cada banco vas a tener unas condiciones distintas, por lo que es especialmente importante analizar previamente todas las opciones disponibles para seleccionar la que más te interese y que te ofrezca las mejores condiciones.

8. Otros gastos a tener en cuenta

Aparte de todos estos gastos que acabamos de mencionar, existen otra serie de gastos (no menos importantes) cuya cuantía va a depender de las características propias de la actividad de cada profesional autónomo. Son:

  • Seguros.
  • Alquiler de local.
  • Materiales de oficina.
  • Transporte y desplazamientos.
  • Dietas.
  • Compras de género y productos, que pueden suponer entre el 30% y el 60% de los costes en sectores como el comercio y la hostelería.
comments powered by Disqus
Junta de Andalucía

Se ha recibido un incentivo de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA, de la Junta de Andalucía, por un importe de 25.892,92 €, cofinanciado en un 80% por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER para la realización del proyecto 401N1700034 / DIGITALIZACION INTEGRAL DE LOS PROCESOS DE LA EMPRESA con objetivo de "Garantizar un mejor uso de las tecnología de la información".